Buscar en el blog

Cargando...

jueves, 12 de diciembre de 2013

Nos mudamos y no avise

Hola a todos ya han pasado 2 años desde que publique la ultima entrada y se me habia olvidado avisarles que ya no publico nada en este espacio porque ahora lo hago (desde hace 2 años) en www.culturaesceptica.com y las razones fueron simplemente por estetica, para poder organizar mejor en forma de menus las entradas, opcion que nunca tuve en la plataforma de blogspot, nada más. Dispongo ahora de menos tiempo para publicar pero de vez en cuando me doy mi tiempo para aportar algo. Por lo que en todo caso los invito a ver www.culturaesceptica.com Gracias

miércoles, 5 de octubre de 2011

Cuando el Estado nos dice que una gota de agua es lo mismo que un océano.

.
.
Hace apenas unos días, nos enteramos de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México (SCJN), tuvo la oportunidad de emitir un fallo socialmente útil y progresista para el país en materia de salud pero, como siempre, al tratarse de un tema polémico con implicaciones religiosas, prefirieron ahorrarse los problemas y terminaron dejando las cosas como estaban para atenderlas (quizás) en otro momento.

Y es que la SCJN emitió un dictamen que no sirvió absolutamente para nada, con la excepción de darle vueltas al asunto. La SCJN solamente “desestimó” o sea, que ni condenó, ni aprobó, simplemente tomo nota del caso, hizo como que hizo algo, archivó el asunto y lo guardo en la tradicional congeladora burocrática.

El dictamen al que me estoy refiriendo la inmensa mayoría de medios de comunicación la identificó como el dictamen que avaló la ley antiaborto en el estado de Baja California, algo por demás curioso, puesto que la SCJN NO avalo ninguna ley antiaborto.

La responsabilidad que la SCJN tenía, era de emitir un fallo ya sea a favor o en contra (cosa que no hizo) sobre el recurso de  inconstitucionalidad del artículo 7° de la constitución política del estado de Baja California, la cual, establece un derecho para “individuos” que todavía NO EXISTEN, obligando a la Procuraduría de los Derechos Humanos y Protección Ciudadana de éste estado a “proteger” ese derecho, sin embargo, fue precisamente esta instancia la que presentó el recurso de inconstitucionalidad ante la SCJN.

Veamos entonces que dice el artículo 7 de la Constitución Política de Baja California:

ARTÍCULO 7.- El Estado de Baja California acata plenamente y asegura a todos sus habitantes las garantías individuales y sociales consagradas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como los demás derechos que otorga esta Constitución; de igual manera esta norma fundamental tutela el derecho a la vida, al sustentar que desde el momento en que un individuo es concebido, entra bajo la protección de la ley y se le reputa como nacido para todos los efectos legales correspondientes, hasta su muerte natural o no inducida.

El conflicto en todo éste asunto es que:

Según la constitución Federal de México los únicos que tienen derechos son las PERSONAS, lo que significa que los animales, los vegetales, los CIGOTOS, las bacterias u otros seres vivos no tienen derechos, si los tuvieran, se les reconocería su derecho en la constitución.

Así mismo la constitución de Baja California a los cigotos los considera individuos (o sea, personas) desde el momento de la concepción. Otorgándoles, a pesar de que no son lo mismo, el mismo derecho que las personas.

En México, ninguna ley o constitución local debe estar por encima o contravenir a la constitución federal, por lo tanto si en la constitución federal NO se define desde cuando comienza la vida, ningún estado de la federación puede hacerlo. Sin embargo en Baja California (y en otros 17 estados de la república) tuvieron la buena puntada de inventarse que la vida “comienza” desde la concepción.

Así mismo si la constitución federal y los tratados internacionales le otorgan calidad jurídica a los individuos desde el momento que nacen, significa que ningún estado puede contravenirla, como en este caso en el que le confieren derechos a “personas” NO nacidas.



Por lo que la constitución de Baja California además de contradecir la constitución federal, establece dos estupideces bastante graves:

1.- Le da a un cigoto exactamente el mismo derecho que a una persona, lo que de manera explícita significa, que UN CIGOTO ES EXACTAMENTE LO MISMO QUE UNA PERSONA.

2.- Establece tácitamente que la vida humana comienza desde la fecundación.



Con respecto a lo primero en la que se equipara a un cigoto (huevo) con un ser humano, el argumento es por demás ridículo y falso.

Esto es equivalente a decir que las pepitas son exactamente lo mismo que las calabazas, que las semillas son lo mismo que los arboles y que estos a su vez son lo mismo que los frutos, que una oruga es lo mismo que una mariposa o que el jugo de alguna fruta es lo mismo que su licor. Algo común que se requiere para que una forma de organismo adquiera otra forma, es el transcurso del TIEMPO, algo que en términos populares se le conoce como maduración o crecimiento.

En biología del desarrollo a la descripción de todo el proceso de “maduración” que presenta un organismo en determinados periodos de tiempo se le conoce como ontogenia y en el caso de la reproducción humana, se conoce muy bien su ontogénesis, tan bien que hasta se han elaborado graficas detalladas y coloridas como esta:

[ 1 ]


Desde el momento de la concepción hasta 12 semanas después (al menos), ocurre la transformación de cigoto a embrión  y a feto, pero a ese organismo no se le puede considerar todavía un ser humano, por la simple y sencilla razón de que NO LO ES.

2 ]

Embrión humano en la 7° semana

¿Acaso esto es una persona?

Un cigoto (o huevo), resulta de un proceso que en biología se le conoce como fecundación y ocurre cuando un gameto masculino (espermatozoide) se une con un gameto femenino (ovulo), después de la fecundación el cigoto comienza a dividirse,  ocasionando un incremento en el número de células, a estas primeras células se les conoce como blastómeros.

[ 3 ]


En resumen, un cigoto no es otra cosa que un cumulo de células indiferenciadas. Física y químicamente NO SON EQUIVALENTES A UN SER HUMANO.

Hay que recordar que las células son en biología las mínimas “partes” que conforman el “todo” de un organismo, por lo tanto, no pueden considerarse a las células que forman parte de la estructura de un humano de la misma forma a que si se tratase del humano completo. Esto es como si usted considerara a un tornillo exactamente igual que al automóvil del que forma parte.

Que una ley como la de Baja California en términos jurídicos equipare a un cigoto con una persona, solamente tiene sentido práctico en un universo en el que usted compraría una póliza de seguro contra el robo de un tornillo, motivado por “las mismas” razones por las que usted asegura su automóvil, tal como si no hubiera NINGUNA DIFERENCIA.

Por lo pronto, decir que el aborto de un embrión o de un feto es lo mismo que el asesinato de una persona, es absolutamente falso.

Ahora, técnicamente y según el precepto que establece la constitución política de Baja California, tanto los condones como las toallas femeninas no son otra cosa que simples “ataúdes” por lo que cuando usted se pone a ver una película pornográfica, una ley que “protege a la vida” como esa lo condenaría por estar cometiendo “genocidio”.


La vida comienza desde la fecundación.

Esto es monumentalmente falso, tanto los óvulos como los espermatozoides se encuentran vivos de manera previa a la fecundación. O sea que la vida ya existe desde antes de la concepción.

Razonamiento discontinuo, clásico del fanatismo religioso


En el ensayo "Conozca a mi primo el chimpancé" Richard Dawkins nos dice:

"Los partidarios autodenominados pro-vida, y otros que se dedican a debates absurdos sobre donde exactamente en su desarrollo el feto "se vuelve" humano, exhiben la misma mentalidad discontinua. Es inútil decirles a esas personas que, dependiendo de qué características te interesen, un feto puede ser "medio humano" o "un centésimo humano". "Humano", para una mente discontinua, es un concepto absoluto. No puede haber término medio."

Éste tipo de razonamiento que Dawkins lo señala como “discontinuo” o como “ética de doble creación de estándares”, en términos filosóficos (o sea, en jerga escéptica), se le conoce como "la falacia del continuum" o falacia de continuidad, también es conocida como la falacia “del montón”, la falacia “de la barba” o la falacia “del calvo”.

Sin embargo, casi siempre esta falacia sale a colación precisamente cuando se trata con fanáticos religiosos el tema del aborto, por lo que también se le puede conocer como la falacia “pro-vida”.

Una falacia “pro-vida”, consiste en asumir que pequeñas diferencias en una serie continua de sucesos son irrelevantes, o que posiciones extremas, conectadas por pequeñas diferencias intermedias, son la misma cosa porque supuestamente no podemos establecer un límite objetivo para el cambio.

Esto significa que todavía hay personas “pro-vida” que piensan que es IMPOSIBLE distinguir entre dos extremos, cuando los elementos intermedios presentan cambios sutiles. O sea que normalmente se puede distinguir perfectamente entre una gota de agua y un océano, pero si usted le quita una gota de agua al océano, éste seguirá siendo océano, si le quita otra gota es lo mismo, y así sucesivamente de tal manera que se le puede quitar muchas gotas de agua a un océano pero que es IMPOSIBLE saber hasta que numero de gotas dejara de ser un océano.

De manera contraria si usted tiene una gota de agua, y comienza a agregarle otras gotas va a llegar a un punto en el que supuestamente es IMPOSIBLE saber cual gota es la que convierte a un montón de gotas en un océano.

Por lo tanto la falacia “pro-vida” suele afirmar:

a) Que no existen diferencias entre los extremos.

b) Que, si existen, cualquier límite que pretendamos establecer será arbitrario.

Estamos ante cambios graduales. Se pueden apreciar perfectamente las posiciones extremas, el principio y el final, pero aparentemente no podemos señalar con precisión el límite donde se pasa de un extremo a otro: ¿dónde comienza el océano? Por supuesto que existe un límite, a ese tipo de límite se le conoce como umbral, y los umbrales nos sirven para diferenciar el cambio.

Aunque estemos ante un evento continúo en el que las más pequeñas variaciones son imperceptibles, siempre existe un punto (umbral) en el que una pequeña diferencia determina un cambio decisivo.

Con este tipo de falacia de continuidad, los fundamentalistas religiosos arguyen que, siendo graduales los cambios del embrión humano y dado que al nacer se es una persona, para evitarse problemas (dijera la SCJN) lo mejor es considerarlo así desde el momento de la fecundación, puesto que según ellos es IMPOSIBLE y además sería arbitrario o criminal establecer el umbral entre ambas.

Para desgracia de los fundamentalistas religiosos para la ciencia no ha sido imposible determinar todos los umbrales prenatales entre un cigoto, un embrión, un feto y un bebe por lo que se sabe con CERTEZA que un feto a la edad de 12 semanas no cumple los requisitos para ser considerada una persona.

Una gota de agua no es lo mismo que un océano, de la misma manera que un cigoto NO es lo mismo que una persona, que no conozcamos con precisión de cronometro el umbral en el que se producen los cambios no significa que las cosas no cambien, sin embargo, por alguna razón algunas personas “pro-vida” creen que esta falacia no existe cuando hablan de la igualdad entre gametos fecundados y personas. Pero bueno, ni hablar, ¿a quién le sorprende este tipo de razonamiento?

Por cierto y a todo esto

¿Qué es una persona?


Intentando responder esa pregunta se crea uno otra pregunta, lo que significa que entra uno a terrenos de la filosofía, a pesar de ser muy interesante, no abundare en ello.

Las preguntas son

¿Cuál es la diferencia entre “ser humano” y “persona”?

"ser humano" y "persona". ¿Son equivalentes?

¿puede haber personas que no sean humanas?

¿Puede haber humanos que no sean personas?

Tal como lo dije, no abundare en esto, por lo que simplemente utilizare las definiciones convencionales, las cuales nos dicen que:

El concepto de persona es un concepto cultural. Se nace humano y se llega a ser persona.

Para que un “ser humano” se considere una “persona” se requiere que el “ser humano” tenga autoconciencia, capacidad para pensar, tener sentido del bien y del mal, sentimientos, etc.

En otras palabras una persona es más que un ser humano, es un ser humano con una capacidad mínima de actividad cerebral.

Esta peculiaridad de que las personas se caracterizan por su vida mental, es la que valida el concepto de "muerte cerebral" de la medicina moderna: un ser humano puede estar vivo con daño cerebral o en estado vegetativo sin que sea la persona que fue.

Por eso, aunque a un cigoto se le llegara a considerar (sin conceder) que es un “ser humano”, no podría ser considerado una persona, ergo, al menos en México un cigoto no puede tener derechos y mucho menos los mismos derechos que las personas.


Algunas curiosidades.

En el pasado la Iglesia Católica no afirmaba que la vida humana iniciaba con la fecundación. Al parecer en aquel entonces los clérigos tenían mayor imaginación que los fanáticos religiosos actuales, por ejemplo, Santo Tomás de Aquino, siguiendo a Aristóteles, sostenía que el feto de un varón se hacía un ser "animado" (en otras palabras, adquiría un alma) cerca de los 40 días después de su concepción. También afirmaba que las mujeres eran más lentas para adquirir un alma y necesitaban 90 días para poder dotarse de una.

Curiosamente la Iglesia Católica no consideraba homicidio la interrupción del embarazo en el primer trimestre, según como fue adoptado en el Concilio de Vienne (Francia) en 1312, fue solo hasta 1869 que se estableció la prohibición, dado que en esta época ya eran visibles los gametos bajo el microscopio, y muchos estudiosos creían que estos gametos contenían personas en miniatura u "homúnculos".

Un saludo para todos.


En la elaboración de éste articulo se utilizó información de las siguientes


REFERENCIAS:




Imágenes tomadas de Wikipedia; Autores:  [1] Mikael Häggström [2] Ed Uthman, MD [3] Gema Labrador Herrera

domingo, 28 de agosto de 2011

La ridiculez de los escépticos que criticaron un libro (sin haberlo leido).

No hay nada tan lamentable como los argumentos de aquellas personas que emiten un juicio, prejuicio, señalamiento o critica sin ningún conocimiento, sustento, prueba, fuente, cita, reseña o evidencia de lo que están hablando y que por otro lado el único recurso destacable en sus argumentos sea su nivel de retorica (y eso en ocasiones).

Tal parece que a algunos escépticos se les olvida que (citando a Michael Shermer) “el escepticismo no es una postura sino más bien una actitud, de la misma manera en que la ciencia no es un tema, sino un método”.

Ahora el siguiente ejemplo, es una crítica que yo le hago a dos escépticos quienes de una manera muy irresponsable e infundada, le llamaron entre otras cosas “magufo”, “totalitario”, “absurdo” e “ignorante” a un gran pensador, escéptico, ateo y divulgador científico que yo en lo personal admiro mucho y por si fuera poco a uno de sus mejores libros, este par lo calificaron como un libro “panfleto”, digo obviamente, semejante calificación la hicieron sin haber leído el libro.

Y no se confundan, no porque yo admire a ese personaje, estoy diciendo que no se le deba de criticar, para nada, por el contrario se le debe de cuestionar todo lo que parezca razonable, lo único en lo que no estoy de acuerdo es en que se difame a las personas.

Yo soy escéptico y en esta ocasión con el mismo rigor con el que le señalo a un charlatán que está mintiendo, ahora señalare a estos dos escépticos irresponsables de haber mentido, así que comencemos.

Hace unos días estaba leyendo el penúltimo numero de la revista escéptica mexicana Razonando (el No. 10) cuando me encontré dos notas “criticas” alusivas a Dawkins, una titulada “Richard Dawkins, revisitado” firmada por Jorge A. Romo y otra nota titulada “El pensamiento discontinuo de Dawkins” firmada por Roberto Aguirre, ambas notas fueron las titulares de la revista y ambas notas son una gran vergüenza para la comunidad escéptica, un verdadero libelo, esas notas son un gran ejemplo de lo que los escépticos no deben de hacer.

 
 
Si usted no ha leído esas notas le sugiero que las lea, antes de seguir leyendo mi critica, para eso puede hacerlo dando un clic aquí, y después irse hasta la página 8 para la nota de Jorge y 12 para la nota de Roberto, y ya que anda por aquellos rumbos le recomiendo que aproveche para deleitarse con el resto de las notas, que con la excepción de las notas de la discordia el resto son muy buenas, mientras usted se deleita por allá, yo aquí lo espero.



¿ya regreso?


Si es así, entonces continuemos.

Desgraciadamente ambas notas tienen todo menos escepticismo y siento decir que la “crítica” que hicieron hacia Dawkins hubiera sido genial si tan solo se hubieran tomado la molestia de leer el libro de Dawkins, pues resulta evidente que ninguno de los dos lo hizo o si lo hicieron no lo entendieron o no lo quisieron entender.

Comentare primero algunos extractos de la nota de Jorge A. Romo, después comentare los de la nota de Roberto Aguirre.

Jorge:

Hay varios señalamientos que haces con respecto a Dawkins, pero no los voy a comentar todos, puesto que yo todavía no he leído el libro del gen egoísta, ni el de destejiendo el arcoíris, lo que me incapacita para opinar del contenido de ellos, sin embargo, si he leído El espejismo de Dios, por lo que mi critica corresponde a partir del párrafo titulado “Dawkins se vuelve Magufo”, que se basa en el contenido de ese libro, obviamente, tengo que hacer la aclaración de que solamente me enfocare en los absurdos más relevantes de éste párrafo.




Bien lo que sigue, no supe si fueron las palabras de un escéptico o las de un charlatán de la grafología, aquí dijiste:

“Mi primer problema con este libro es el nombre en inglés: THE GOD DELUSION, que quizá pueda traducirse como LA ILUSIÓN DE DIOS. Pero el término “delusion” proviene del mundo de la psiquiatría y genera un gran problema: ¿todo aquel que cree en un dios necesita tratamiento psiquiátrico?

Aquí fue cuando me cerciore de que JAMAS HAS LEIDO EL LIBROEl espejismo de Dios”, primero porque de las diversas acepciones que tiene en inglés la palabra “delusion”, de manera muy irresponsable tomaste la que más se ajustaba a tu pobre criterio, no la que en realidad presenta Richard Dawkins. Además yo no sé porque representa para ti un problema el nombre de un libro, siendo que lo verdaderamente interesante es lo que hay adentro.

Ahora, de la misma manera en que los charlatanes de la grafología “analizan” la escritura para (según ellos) identificar o describir la personalidad de una persona, tú hiciste un ejercicio similar (bueno de hecho peor) al de la grafología, puesto que llegaste a la conclusión de que Dawkins sugiere que las personas que creen Dios necesitan tratamiento psiquiátrico, todo eso a partir del “análisis” de tres palabras utilizadas para nombrar el libro.

A eso que hiciste se le conoce como falacia del “hombre de paja” pues con tu interpretación “grafologica” tergiversaste lo que el autor en realidad quiere expresar, tú enfatizas en los creyentes (dices que necesitan tratamiento), mientras que Dawkins hace énfasis en la creencia (que es una falsa creencia).

O sea que si Dawkins hubiera escogido como titulo de su libro, no sé, algo así como “La inexistencia de Dios” tú conclusión “grafológica” hubiera sido que

¿Los que creen en Dios son inexistentes?



Mira si de verdad hubieras leído el libro, te habrías dado cuenta de la justificación que hace Dawkins sobre esa palabra, al respecto esto es lo que dice:

“La palabra «espejismo» (delusion) del título ha inquietado a algunos psiquiatras que la consideran un término técnico del que no se debería hablar mal. Tres de ellos me escribieron proponiéndome una palabra técnica específica para los espejismos religiosos: “relusion” (juego de palabras consistente en combinar las palabras religious delusion). Pero por ahora insistiré en «espejismo», y debo justificar porque la uso. El English Penguin Dictionary define «espejismo» como «una falsa creencia o impresión»…”.



La justificación de la palabra ocupa casi toda una página, ya casi al final Dawkins nos dice:

“El diccionario que acompaña a Microsoft Word define «espejismo» (delusion) como «una falsa creencia persistente, mantenida pese a fuertes evidencias contrarias, especialmente como síntoma de un desorden psiquiátrico”. La primera parte define perfectamente a la fe religiosa. Y con respecto a si es o no el síntoma de un desorden psiquiátrico, me inclino a seguir a Robert M. Pirsig, autor de El Zen y el arte del mantenimiento de motocicletas, cuando dice: «cuando una persona sufre espejismo, eso se denomina locura. Cuando muchas personas sufren espejismos, se denomina religión»”

Además hay una pequeña nota aclaratoria que hace la traductora al principio del libro y que te reproduzco de manera textual:

“En el título original, The God Delusion, la palabra inglesa delusion debería de traducirse literalmente como «falsa ilusión». He preferido traducirlo con una única palabra, «espejismo», porque a lo que el autor hace referencia es a la búsqueda trascendental que se satisface con una ilusión falsa, exactamente igual que los espejismos satisfacen ilusoriamente la sed de los náufragos del desierto.”

Por lo que es lamentable que hayas traducido de manera totalmente literal para sacar de su verdadero contexto el titulo de una obra.

También dices que:

Parece leerse en el libro que Dawkins divide a las personas en dos con todo y calificativos: creyente = idi¬ota; ateo = inteligente. ¿Qué pasa entonces con todos aquellos que son brillantes y que no obstante creen en algún dios? Como decía, no hay matices y se define de manera totalitaria el asunto en dos polos muy opuestos.

Como es evidente que no te tomaste la molestia de leer el libro de Dawkins, te voy a citar un párrafo del libro “panfleto” que obviamente desconoces, nada más para que veas cómo Dawkins define en “2” y de manera “totalitaria” el asunto religioso, el siguiente texto en azul es del libro de Dawkins, el espejismo de Dios.

Vamos, pues, a tomar en serio la idea de un espectro de probabilidades y colocar las opiniones humanas acerca de la existencia de Dios a lo largo de ese espectro, entre los dos extremos de certeza opuestos. El espectro es continuo, pero puede representarse por los siguientes 7 hitos en toda su longitud:

1.- Fuertemente teísta. Cien por cien de posibilidades de la existencia de Dios. En palabras de C.G. Jung «Yo no creo, yo sé».

2.- Posibilidades muy altas de la existencia de Dios, pero inferiores al cien por cien. Teísta de facto «No puedo asegurar que sea cierto, mas creo firmemente en Dios y vivo mi vida en la suposición de que Él está ahí».

3.- Algo más del 50 por 100 de posibilidades. Técnicamente agnóstico, aunque más inclinado hacia el teísmo. «Estoy muy dudoso, pero me inclino a creer en Dios».

4.- Exactamente el 50 por 100 de posibilidades. Agnóstico completamente imparcial «La existencia y la inexistencia de Dios son equiprobables».

5.- Algo menos del 50 por 100 de las posibilidades. Técnicamente agnóstico, pero más inclinado hacia el ateísmo. «No sé si Dios existe, aunque me inclino más a ser escéptico».

6.- Muy pocas posibilidades, pero más que cero. Ateo de facto. «No estoy totalmente seguro, más pienso que es muy improbable que Dios exista y vivo mi vida en la suposición de que Él no está ahí».

7.- Fuertemente ateo. «Sé que no hay Dios con la misma convicción con la que Jung “sabe” que hay uno»

Me sorprendería encontrar mucha gente de la categoría 7, pero la incluyo por simetría con la categoría 1, que es muy popular. Es a la luz de la fe que uno es capaz, como Jung, de mantener una creencia sin una razón adecuada para hacerlo (Jung creía también que un libro particular de su estantería haría explosión espontáneamente con gran estruendo). Los ateos no tienen fe; y la razón no es suficiente para impulsar a uno hacia la convicción total de que definitivamente algo no existe. De ahí que en la categoría 7 en la práctica este bastante más vacía que su opuesta, la categoría 1, que tiene muchos más devotos habitantes. Yo me cuento a mi mismo en la categoría 6 pero inclinado hacia la 7 (soy agnóstico en la misma medida en que lo soy con respecto a las hadas del fondo del jardín).

¿Decías que no hay matices? ¿Entonces qué es el texto anterior?

Lo anterior se encuentra en el capítulo 2 del libro “panfleto” que omitiste leer.



En tu nota dices:

“Varios teístas han sido feroces críticos de la visión dawkinsiana del Cristianismo, o lo que llamo “el evangelio según Dawkins”. El biólogo y divulgador científico inglés parte solo de una versión medieval del Cristianismo para extrapolarla a todo aquel que sea creyente.”

Veo con pena que evidentemente tampoco conoces los puntos de vista de Dawkins sobre los musulmanes (por citar un ejemplo) a los que también dedica parte de su trabajo, esa afirmación de que Dawkins solo critica al catolicismo, es muy propio de aquellos católicos que dicen que su religión es la más importante de todas, al grado de decir que por eso únicamente a ellos los “agrede” Dawkins.

En algún momento, Dawkins hace una crítica bastante interesante sobre los musulmanes te voy a dar una pista donde puedes encontrar esas críticas, se encuentran en el libro “El espejismo de Dios”, como yo estoy seguro que “leíste” el libro, no te será difícil encontrarlas. Cuando las encuentres te darás cuenta que no corresponden a una versión de la edad media, y que por el contrario son ejemplos de actualidad.

Por cierto, no sabía que hay una versión “moderna” del cristianismo, según el último dato que leí, el cristianismo sigue siendo la misma superstición de siempre (la misma versión desde antes de la edad media) y se sigue rigiendo por las mismas tonterías que están escritas en la biblia, no sé, tal vez podrías ilustrarnos con algunas de las “actualizaciones” que haya tenido últimamente el cristianismo (en especial después de la edad media), no sé, quizás en esta “nueva” versión tal vez ya definieron si el cristianismo es finalmente una religión politeísta que cree en la trilogía «Dios padre - Dios hijo - Dios espíritu santo» o todavía siguen con su interpretación estúpida de llamarles a éstos tres entes divinos “monoteísmo”.

Curioso, pero los religiosos siempre nos dicen que los ateos siempre sacamos “fuera de contexto” todo lo que se dice en la biblia y por eso nos “invitan” a que estudiemos más a fondo la historia de la biblia o del cristianismo para que podamos (según ellos) entender el “verdadero” significado de la biblia acorde a la época de Jesucristo, pero nunca nos mencionan nada acerca de una “nueva” versión, tal vez tú puedas ayudarnos con eso, digo capaz y los religiosos están haciendo una “conspiración” para que la “nueva” versión del cristianismo no se conozca.

Así mismo, en el primer capítulo del libro “El espejismo de Dios” Dawkins nos dice lo siguiente:

“Mi titulo, El espejismo de Dios, NO se refiere al Dios de Einstein y de los otros científicos ilustrados de la sección anterior. Por eso, para comenzar necesito expulsar de aquí a la religión einsteniana: tiene sobrada capacidad para confundir. Durante el resto de este libro solo voy a hablar acerca de los dioses SOBRENATURALES, de quienes la mayoría de mis lectores, el más familiar es Yahvé, el Dios del antiguo testamento. Volveré a Él dentro de poco…”

Nótese en el texto anterior de Dawkins como es que se refiere a OTROS CIENTIFICOS ilustrados, ahora veamos este otro comentario que hiciste:

“Muchos de ellos son científicos que realizan investigaciones de primera línea y que, a la par, disfrutan de la fe colocándola en el lugar que le corresponde. ¿Por qué Dawkins jamás los menciona? Creo que es simplemente extremismo e ignorancia.

Como puedes ver, este otro comentario tuyo sobre Dawkins resulta que también es falso, lo que lleva a concluir que el extremista y el ignorante es otro.

Bueno, si tienes el libro y en verdad lo “leíste” (como supondría uno) creo que no te será difícil ubicar en el capítulo 3 (Argumentos a favor de la existencia de Dios) una sección llamada: “El argumento de los admirados científicos religiosos”, nada más para que te des una idea de los científicos religiosos que según tú él jamás los menciona.

Digo, es muy fácil hablar por hablar, pero decir que Dawkins jamás los menciona, es un acto de vil irresponsabilidad.



Ante este comentario, de verdad que si alucinaste eh:

Los sesgos que mantiene el libro son importantes. Nunca encontré alguna referencia a la Epistemología o a la Filosofía de la Religión. Se ataca sin piedad a creyentes y organizaciones y se desprecia a todos los grupos humanos que mantienen una creencia.”

Es evidente que si no has leído el libro, jamás vas a encontrar alguna referencia, eso es por demás obvio.

No sé cuales sesgos, ni tampoco sé a qué clase de epistemología o de filosofía de la religión, te refieras pero el libro el espejismo de Dios, tiene cerca de 10 páginas únicamente de bibliografía y varios son libros de filosofía religiosa (así tranquilito, encontré más de 15 libros ¿deseas el listado completo?), además de eso incluye cerca de 8 páginas de notas, con referencias a documentales, periódicos, entrevistas, links de internet, conferencias, cursos, comentarios, etc. de personajes religiosos por lo que nuevamente:

¿Bajo qué fundamentos te basas tú para decir que el libro de Dawkins esta sesgado?

Digo, tiene sesgos ¿comparado con qué o qué?

Dawkins tiene un modo particular de ver la religión y mas como ateo, y ciertamente critica a personajes y organizaciones religiosas, pero de ahí a que desprecie a todos los grupos humanos, como dices, hay una gran diferencia, digo, tal vez podrías mencionar algún párrafo de su libro donde pueda uno constatar el “desprecio” que tiene Dawkins hacia TODOS los creyentes.





Y esta de plano si es de risa:

Parece ignorar que la mayoría de los creyentes están convencidos de sus creencias: esto muestra una profunda ignorancia sobre los estudios del hecho religioso, la historia comparada de las religiones, la Filosofía de la Religión, lo que nos dice la psicología sobre la fe, la visión de la antropología sobre las creencias humanas, etc.”.

El término “parece” lo utilizas varias veces en tu nota y me indica que no sabes o que no estás seguro de lo que dices sobre Dawkins (puesto que aquí no hay más que de dos, Dawkins ignora algo en específico o no).

Dawkins sabe perfectamente que muchos creyentes están convencidos de sus creencias, también está consciente de que hay muchos casos de personas que en un principio eran bastante creyentes de su fe y que después por uno u otro motivo dejaron de creer, convirtiéndose en ateos o agnósticos, también sabe de aquellos creyentes que NO están muy convencidos de sus creencias, y que por eso cambian de una religión a otra, nada más porque no les convence en la que están.

Inclusive tiene un capitulo (el 9) donde analiza eso, se llama: “Infancia, abuso y la fuga de la religión”, donde menciona precisamente algunos ejemplos de porque la gente deja de creer en su religión, por eso mismo, encuentro totalmente falso tu comentario de “parece ignorar”.



En el párrafo que titulaste “metaescepticismo”, ahí sí de plano usas el mismo argumento que los charlatanazos religiosos utilizan, ese argumento en el que te dicen que la ciencia “no lo sabe todo” y que por eso “discrimina” otro tipo de «cosas» que la ciencia «no entiende», y siguiendo esa línea de razonamiento te dicen además que hay otro tipo de «naturaleza», otro tipo de «conocimiento», otro tipo de «ciencias», otro tipo de «energías», otro tipo de «seres vivos», otro tipo de «realidad», otras formas de «estudio», etc..,

“Pero muchas veces, estos defensores de la ciencia ignoran la importancia de las humanidades y otras áreas similares y, al igual que muchos científicos, anteponen una especie de principio de superioridad de la Ciencia frente a otras disciplinas. Tal es la concentración en las ciencias duras que muchos no se adentran en lo que pueden ofrecer otras áreas del conocimiento humano.”

Bueno, déjame hacerte la primera aclaración, no hay tal cosa de “ciencias duras”, ese es el primer error en el que caen diversos charlatanazos y las personas (como tú) que critican a los escépticos sin ningún sustento, pues siempre se les “olvida” que hay varios tipos de ciencia, las ciencias naturales o experimentales (no “duras”) son un tipo y las ciencias SOCIALES (que a todo esto no tienen nada de “suavecitas”) son otro tipo de ciencia, por eso, tu argumento de que los escépticos “ignoran la importancia de las humanidades”, es simple y sencillamente falso, puesto que nosotros como “defensores” de la ciencia si sabemos (a diferencia de ti) que algunas humanidades tienen cabida en las ciencias sociales.

Los escépticos continuamente nos valemos de la psicología, de la historia, de la antropología, de la geografía, de la política, del derecho, etc., cuando desmentimos a los charlatanes.

¿Por qué dices que ignoramos la importancia de las humanidades?


Ante tu propuesta:

“propongo el Metaescepticismo como postura en la cual se maneje que la gran mayoría de escépticos y ateos han sido engañados. El tema del ateísmo dawkinsiano es el ejemplo perfecto: su postura es pobre y pretende ser totalitaria y ha engañado a multitud de ateos entusiastas.”



Yo tengo una contra-propuesta:

En lugar de estar inventando palabras extravagantes y mamilas (como “metaescepticismo”), propongo que tanto tú como Rubén se acercen un poco más a la lectura y que antes de hacer “evaluaciones” a otros escépticos como para llegar al extremo ridículo de decir que hemos sido “engañados” primero se informen sobre “el engaño” que están criticando, puesto que es bastante cómico ver como un par de escépticos ingenuos como ustedes se creyeron los argumentos FALSOS E INCOHERENTES de Mcgrath.

Enorme ridículo hiciste al asegurar que Dawkins “a engañado a una multitud de ateos”, cuando en realidad el único al que engañaron es al que recomienda leer el libro “The Dawkins delusion?” (Por cierto, ver mis comentarios al respecto, después de mi crítica hacia la nota de Roberto), en éste caso, no es erróneo decir que estabas “proyectando”.

Yo propongo usar el escepticismo y emitir críticas sobre cualquier personaje (incluyendo a Dawkins por supuesto), sustentadas en algo mejor que prejuicios personales o libelos (como los de McGrath) y en su lugar basarse en información con evidencias incluyendo además citas, ejemplos, referencias, etc..

 
 
 
Ahora comentemos acerca de la nota de Roberto Aguirre.


Él comienza su nota con el siguiente ejemplo:

¿No fue Dawkins a un tribunal a solicitar el arresto del Papa? Al parecer con esta última acción y en congruencia con su ejemplo, él mismo se convirtió en la caricatura de un ateo. Y realmente los verdaderos no creyentes y humanistas no queremos que una caricatura nos caracterice ni represente

Richard Dawkins, brillante etólogo evolucionista genial divulgador de la ciencia británico señala un pensamiento discontinuo en lo que se refiere a su fobia religiosa y utiliza lo que parece ser un razonamiento lógico para atacar a la religión: todo esto en realidad son razones para apoyar su prejuicio favorito. Uno de éstos consiste en la siguiente invitación de su panfletario libro EL ESPEJISMO DE DIOS.”

Veo que al igual que Jorge, también usas el término “al parecer” demostrando también que no tienes ni la más remota idea de lo que estás diciendo, y también como tu antecesor te auto-adornas como un “verdadero” no creyente.

A ver para empezar el hecho de Dawkins sea un ateo y un escéptico, no significa que él sea tu representante, de la misma manera en que no por el hecho de que tú te llames un “verdadero” escéptico/ateo, seas por eso mi representante, cada quien es responsable de su propia manera de razonar y de actuar, por lo que esa observación que le haces a Dawkins lo encuentro por demás ridículo e irrelevante.

Las razones por las que Dawkins sugirió que se arrestara al Papa Benedicto XVI, “al parecer” (y según tú) es porque Dawkins de esa manera quería “atacar a la religion", mas equivocado no podrías estar.

Para tu mala fortuna, esa no fue la razón, la razón por la que Dawkins pidió que se procesara al imbécil del Papa, fue porque, antes de que éste fuera Papa, fue arzobispo de Munich y el jefe de la congregación para la doctrina de la fe (lo que antes se llamaba la santa inquisición), y él, en aquel entonces se encargo de proteger y encubrir al sacerdote pederasta Sthepen Kiesle; el obispo local de la diócesis de Oakland le pedía a Ratzinger que se retirara del sacerdocio a Kiesle, pero Ratzinger por “el bien de la iglesia universal” se negó a apartarlo y permitió que Kiesle siguiera cometiendo delitos.

Para que te informes bien puedes leer la nota completa aquí (ya está traducida).


Sería también recomendable que te acercaras a un diccionario para que entiendas el verdadero significado de las palabras “fobia” y “atacar”, pues “al parecer” una crítica a la religión, para ti es equivalente a un “ataque” y basándonos en tu razonamiento, los escépticos le tenemos “fobia” a los charlatanes.

El hecho de que un libre pensador critique una estupidez tan popular como la religión no significa que uno tenga fobia a esa estupidez, digo si ese fuera el caso, yo no creo que Dawkins sea lo suficientemente tonto como para ponerse a hablar de aquello que tanto le “atemoriza”, ni mucho menos que se ponga a escribir un “panfleto” sobre su “fobia”.

¿Notaste la incongruencia de tu estupidez?

Y por otro lado, la religión al no ser otra cosa que una vulgar superstición se le debe de criticar exactamente de la misma manera que cuando uno cuestiona otro tipo de estupideces humanas, por lo tanto no entiendo tu razonamiento de que a las religiones no se les puede criticar, por lo que deberías de explicarme

¿Por qué la religión debe de estar exenta de toda crítica?

¿Qué tiene de especial o que?

Hay un párrafo en el que citas a Dawkins:

“Imagine junto a John Lennon un mundo sin religión. Imagine en el cual no existan terroristas suicidas; que no existió el 11 de septiembre, ni el 7 de julio; que no existieron las cruzadas ni las cacerías de brujas; el Complot de la Pólvora 1 ni la partición india 2; las guerras palestinas-israelitas, ni las masacres serbias-croatas-musulmanas, ni persecución de judíos como “asesinos de Cristo”; los problemas en Irlanda del Norte, ni asesinatos por honor; los evangelistas televisivos de trajes brillantes y de abombados peinados estafándole su dinero a las personas crédulas (Dios quiere que usted dé hasta que duela). Imagine que no existieron los talibanes que explotaron las estatuas antiguas, ni decapitaciones públicas de blasfemos, ni azotes sobre pieles femeninas por el crimen de mostrar unos centímetros de éstas.”

Después nos mencionas que:

“Pareciese resultar petulante señalar que el extitular de la cátedra Charles Simonyi de Difusión de la Ciencia en la Universidad de Oxford cae en la clásica falacia anecdótica o en la enumeración de las condiciones favorables, pero, como los escépticos no tenemos vacas sagradas, además señalaré la ignorancia o mala intención de asignarle la causa de los ejemplos citados a la religión como lo haría cualquier mercader del misterio o político inescrupuloso, ya que está más que probado que los conflictos humanos no tienen una sola causa, sino que éstas son múltiples.”

Bueno antes que nada dos aclaraciones rápidas, Dawkins menciona un listado de ejemplos históricamente verdaderos, o sea no son anécdotas, por lo que él no cae en lo que tu erróneamente señalas como “falacia anecdótica”, mientras que por otro lado, tú sí de manera muy dolosa, caes en la falacia del «hombre de paja».

En este ejemplo, te muestras más ignorante y patético que tu colega Jorge A. Romo pues de manera muy “estoica” nos presumiste que ibas a señalar “la ignorancia y mala intención de” Dawkins al asignarle la causa de los ejemplos citados a la religión y aquí están tus pobres y mediocres respuestas:

“En lo que respecta a los ejemplos citados podemos mencionar: La necesidad de deshacerse de la pendenciera nobleza medieval, el control de la ruta de las especias, el opresivo sistema feudal, “el control de la zonas petroleras, pero sobre todo, la rapacidad y racismo del imperio colonial británico.”

¿Qué, ya? ¿Eso fue todo? muy conmovedor tu listado (espero que al menos te la hayas creído tú), nada más hazme un favor, dime cuál de las respuestas anteriores es la causa “múltiple” de los ejemplos que tú mismo citaste, y que no sean por causa de la religión, pues resulta curioso que se te hayan “olvidado” ¿verdad?

1.- El evangelista televisivo que estafa a los feligreses (¿rapacidad del imperio?).

2.- Los musulmanes que azotan a las mujeres (¿por el control de las zonas petroleras?).

3.- El holocausto judío (¿el opresivo sistema feudal?).

4.- La intifada de los judíos contra los palestinos (¿control por la ruta de las especies?).

5.- Los ataques terroristas con pilotos jihad (¿racismo del imperio colonial británico?).

Haber yo creo que  antes de continuar hay que hacer una pequeña observación, Dawkins no sólo cuestiona a la religión en su aspecto metafísico, sino que es bastante riguroso en contra de la religión organizada, la cual es bastante dañina en nuestros días, situación que mucha gente no ve o simplemente niega (como tú comprenderás).

En tu caso eres como los muchos creyentes religiosos que dicen que la creencia en una superstición religiosa es, ya sea benéfico, inocuo o inofensivo, sin embargo en la realidad, los fanáticos religiosos, son gente bastante PELIGROSA, puesto que para ellos todo es pecado y pues para curar el pecado…

 
No es ninguna “coincidencia” que los fanáticos religiosos, sean capaces de asesinar a otras personas que ellas consideran “enemigas” de su Dios, tales como los médicos que trabajan en hospitales donde (entre otras cosas) se atienden abortos, por si no fuera suficiente, los religiosos además de aplaudir las acciones de los asesinos, todavía tienen el cinismo de etiquetarlos como “héroes”.


Como por ejemplo éste grupo religioso “pro-life” de Virginia que “defiende” la vida elevando a rango de “héroe” a los asesinos de doctores.

 
 
 
 
 
 
Además se me hace muy curioso que en tu listado de ejemplos citados de Dawkins de manera muy extraña se te haya “olvidado” mencionar a la santa inquisición, el juicio contra galileo, las sectas religiosas donde se han suicidado de manera masiva muchas personas (por ejemplo, templo del pueblo, puerta del cielo, etc.), la esclavitud de los negros justificados por mandato divino, las mutilaciones genitales que actualmente sufren muchas mujeres musulmanas por ley “divina”, el rechazo a la medicina científica por parte de grupos religiosos incluyendo a los que rechazan las transfusiones de sangre, o la discriminación y segregación racial en contra de los homosexuales promovida casi siempre de manera exclusiva por  organizaciones religiosas, o los actos de violencia contra ciudadanos y embajadas danesas nada más porque un periódico de ese país publicó unas pinchurrientas caricaturas de Mahoma, etc.
 
 




 
 
Por supuesto no está de más mencionar los atentados de Noruega perpetrados recientemente por un fanático religioso, etc.

¿También vas a decir que ahí la religión es inocua e inofensiva y que todos aquellos ateos y libres pensadores que pugnamos por una sociedad libre de religión “atacamos” a las religiones nada más por “fobia” personal?

¿O es que acaso también vas a decir que la mayoría de los ejemplos que te mencione anteriormente se deben “por causas múltiples” y no por la religión?

¿Podrías decirme algunas cuantas “causas múltiples” (y que además no sean por la religión) por las que se apedrea a las mujeres “adulteras” en el medio oriente?

 
Yo creo que a ti se te ha olvidado algo muy importante, y es el hecho de que la religión por más que pretendas decorarla, no es otra cosa que una estúpida y vulgar superstición utilizada como medio de control desde hace mucho tiempo y que como tal merece ser criticada EXACTAMENTE IGUAL que cuando se critica otro tipo de supersticiones e invenciones estúpidas.

Luego dices:

“Asimismo en los conflictos que Dawkins cita, el factor común no es lo que parece evidente: la religión. La verdadera sustancia activa es la naturaleza humana la cual busca un catalizador para acelerar los conflictos que provoca la lucha por el poder, las crisis económicas, la desigualdad, la pobreza, el control de los recursos y hasta las crisis ambientales.”

Haber aquí si se me hace bastante sospechoso que de todos los “catalizadores” posibles para acelerar los conflictos, le eches la culpa de manera muy vaga a la “naturaleza humana” y excluyes sin ningún argumento razonable a la religión.

A ver dime

¿La guerra cristera, no tuvo un “catalizador” religioso?

¿Las cruzadas?

¿La quema de brujas y herejes?

¿Los suicidios masivos de las sectas religiosas?

¿Las jihad?

¿el ku kux klan?

¿y the Army of God?

¿y los Orange volunteers?




 
Hay muchas personas que creen tanto en su superstición que no les importa dañar al prójimo, lo único que les importa es quedar bien con su Dios, tambien es cierto y hay que aclararlo, algunos cuantos no significan el todo, pues así como Osama Bin Laden, no representa al islam ni el ku kux klan al cristianismo, tampoco hay que olvidar que fueron sus creencias las que los motivó a hacer lo que hicieron, puesto que no fue su preferencia política, no fue su nivel de conocimientos, no fueron sus ingresos, no fueron sus habilidades artísticas, no fueron motivaciones deportivas ni tampoco su status social, los que los orilló a cometer sus crímenes, fueron precisamente sus creencias religiosas.


Esta más que demostrado que los religiosos son capaces de asesinar a aquellos que no creen en sus amigos imaginarios, porque hasta eso tienen, si uno no cree en sus fantasías estúpidas, para ellos es un gran insulto, justificable lo suficiente como para matar a los ateos.

Ahora, así como hay varios tipos de terrorismo ya sea terrorismo político, eco-terrorismo, agro-terrorismo o ciber-terrorismo donde existe terrorismo motivado por diversas causas, también existe el terrorismo religioso, y cuando ese ocurre, es por causas religiosas y nada más, así que no quieras engañarnos diciéndonos que en el terrorismo religioso, la religión “no es una causa”.

Y si tampoco hay que discriminar, no solamente hay terrorismo islámico, también hay terrorismo cristiano y terrorismo judío.

Después en un segundo párrafo comentas que:

“La mayoría de la población (viva gracias a la medicina moderna, pero no por los avances de la maquinaría bélica) que vimos la luz en el siglo pasado, no tenemos absolutamente nada de que enorgullecernos.”

Yo no sé porque hablas en nombre de la mayoría, el hecho de que tú no aprecies a la ciencia, no significa que sea la opinión de la “mayoría” (otra palabra para que consultes en el diccionario) argumentando que no tenemos absolutamente nada de que enorgullecernos, digo con tu expresión “absolutamente nada”, lo dijiste todo

Fue precisamente el siglo pasado donde la ciencia ha tenido mayor crecimiento, junto con los avances y beneficios que ello representa, el siglo pasado seria la envidia de otras épocas, y es por tanto del que podríamos estar más orgullosos, pues fue el siglo en el que se llego a la luna, en el que exploramos otros planetas, en el que se puede revisar el interior del cuerpo humano mediante escaneos y radiografías sin tener que abrirlo, el siglo en el que ahora es posible la producción masiva de alimentos que posibilita llevarlos a los lugares donde no hay nada, es el siglo donde los libros están al alcance de todos, es el siglo donde los seres humanos pueden comunicarse al instante con otros seres humanos al otro lado del mundo, es el siglo en donde en la inmensa mayoría de países, es uno libre de pensar y decir prácticamente lo que uno quiera, sin el temor a ser asesinado por ello, es el siglo en que las artes (como por ejemplo la música) están al alcance de las mayorías no solamente de un grupo selecto de privilegiados, así como la educación, etc.

Ya si tú no estás orgulloso de eso y preferirías seguir viviendo en la edad media, es problema tuyo, no de las “mayorías”.



Aquí esta otra joya:

El principal problema de nuestra época es la indiferencia y la resignación a los problemas sociales y ambientales que agobian al planeta, no el fundamentalismo religioso. El problema no es que las personas crean que rezando se curaran de las enfermedades, el verdadero problema es que la me¬dicina científica no está al alcance de todos.”

De nuevo yo no sé en base a qué tipo de información basas tus conclusiones, pero el hecho de que tú consideres a la indiferencia como “el principal” problema de nuestra época, me causa risa.

Ahora:

¿Sabes a qué grupo religioso corresponden las frases “el cáncer se produce por el consumo de carne”, “la tuberculosis se propaga por el consumo de carne”, “todas las enfermedades inflamatorias se deben al consumo de carne”?, la respuesta la puedes encontrar con los adventistas del séptimo día.

¿Sabes quién es el autor de la siguiente frase “Si vuestro paciente tiene una propensión a resfriarse, convencedle mentalmente que la materia no puede resfriarse, y que el pensamiento determina tal propensión”? la respuesta te la pueden dar unos religiosos quienes además creen en otra alucinación conocida como “ciencia cristiana”.

¿Acaso sabes qué grupo de personas se rehúsan a utilizar la electricidad, aparatos electrónicos, motores de gasolina, medicamentos y otros inventos producto de la ciencia moderna?

Son los Amish una agrupación religiosa privada de comodidades, donde además no quieren saber nada de la ciencia moderna, porque la consideran “malvada”.

¿Acaso sabes qué grupo de personas prefiere morir que aceptar una transfusión de sangre, porque según ellos “La insanía moral, las perversiones sexuales, la represión, los complejos de inferioridad y los delitos: éstos con frecuencia se producen después de transfusiones de sangre."? Se les conoce como testigos de Jehová, un grupo religioso.

¿Acaso sabes a qué grupo de personas pertenecen aquellas que no vacunan a sus hijos porque consideran que si Dios quiere que su bebe muera de sarampión, vacunarlo sería “en contra de su voluntad”? Así es, se trata también de grupos fundamentalistas religiosos católicos.

Así que cuando dices que el verdadero problema de las personas “no es que crean que se van a curar rezando sino porque la medicina científica no está a su alcance”, francamente lo único que tengo que decirte es que estas mintiendo.

 
Y esta que encierra de manera emblemática tu postura, es decir la de “ateo” con una camiseta que dice “salvemos a las religiones”.

“Los verdaderos humanistas, no los pomposamente autodenominados “brillantes”, no deseamos la desaparición de la idea contraria, porque no podemos comportarnos igual que las personas que criticamos.”



Supongo que por el hecho de que lo digas tú, ya te auto-consideras un “verdadero” humanista, dejando a todos los que no compartimos tu mediocre e ignorante punto de vista como los “falsos”.

De hecho, estas equivocado, pues técnicamente si podemos comportarnos exactamente igual que las personas que criticamos, es decir si ellos nos critican, podemos criticarlos, si ellos nos agreden, podemos agredirlos, si ellos nos toleran, podemos tolerarlos, si ellos nos respetan, podemos respetarlos, si ellos nos saludan, podemos saludarlos, etc.

¿Por qué dices tú que no se puede?

Una cosa es desear la desaparición de una creencia y otra cosa es agredir a aquellos que no creen en nuestras mismas estupideces imaginarias, diferencia que los religiosos, curiosamente todavía no alcanzan a distinguir. Esta más que demostrado (aquí te puedes dar una idea), que SOLAMENTE las personas religiosas en la vida real, cometen vandalismo, insultos, racismo y campañas masivas de discriminación contra los ateos.

 
 
Tú como “verdadero” humanista no deseas que la superstición religiosa desaparezca, como punto de vista personal se respeta, pero como “ateo” que opina en una revista de escepticismo, definitivamente necesitas hacer algo más que únicamente expresar tus “buenos deseos”.

Puesto que debes de presentar argumentos a favor, o sea el justificar porque motivo, razón o circunstancia las supersticiones religiosas son benéficas para el ser humano como para no desear su desaparición.

Hay diversos ateos y libres pensadores que contrario a ti, promovemos el pensamiento crítico, precisamente para que el razonamiento mágico, supersticioso e irracional desaparezca, incluyendo por supuesto la superstición e irracionalidad religiosa.

A diferencia de tus observaciones negacionistas (esas de que la religiones no son un problema para las sociedades) algunos ateos y librepensadores consideramos a las religiones como un cáncer intelectual, un verdadero malestar social, por lo que yo si encuentro particularmente ridículo que te auto-adules como todo un “verdadero” humanista nada más por apoyar la perpetuidad de la estupidez religiosa.

No le encuentro lógica que te pronuncies como ateo, y que sin embargo defiendas la existencia de una superstición totalmente inútil y dañina para el ser humano como la religión, tal como si dejar de ser religioso significase una tragedia o un daño para las personas.

Hay que recordar aquella época en la que se creía que los bebes eran traídos por una cigüeña desde Francia, o que cada vez que se te cayera un diente el hada de los dientes se lo llevaría dejándote dinero a cambio o cuando creías que Santa Claus el día de navidad era el que dejaba los regalos, hubo un tiempo en que muchas personas creían que esas supersticiones eran ciertas.

Dime ¿qué le pasó a esa gente cuando se enteraron de la verdad?

Absolutamente nada, lo mismo ocurre con la religión, el día que la gente deje de creer en esa estupidez, les va a pasar lo mismo que cuando dejaron de creer en las otras supersticiones, absolutamente NADA. Y que conste que lo digo por experiencia personal, puesto que no toda la vida he sido ateo.

 
 
Porque un ciego ilustra a otro ciego.


Por recomendación de Jorge A. Romo, leí varias reseñas del libro The Dawkins delusion?, que me encontré a través de Google, compare algunos datos que nos da McGrath con respecto al libro de Dawkins y yo puedo (a diferencia de ustedes) concluir con CERTEZA, que McGrath está mintiendo descaradamente con respecto a lo que dice Dawkins, además de ser un charlatán oportunista que está construyendo un negocio utilizando la imagen y el buen nombre de Dawkins (ya ha escrito dos libros con el nombre de Dawkins en sus títulos).

McGrath dice que “tenemos muchas creencias que no podemos probar que sean verdad, pero son, no obstante, razonables de sostener”, Si McGrath se creyera lo que dice:

¿Acaso él cree en el martillo de Thor?

Por supuesto que no, él como “científico” no lo cree y como “teísta” menos, puesto que el solamente cree en los dogmas de su propia superstición y no en la de los antiguos germánicos, si fuera verdad lo que dice, actualmente se vería como “razonable” seguir creyendo en el dios del trueno (Thor).

Con ejemplos como éste se da uno cuenta de la bazofia intelectual y el “rigor” con el que este charlatanazo miente sobre Dawkins.



McGrath, señala a Dawkins como “dogmatico” y divide el libro de Dawkins en dos grandes “dogmas” el primer “dogma” es el de que la religión puede ser descartada bajo términos científicos y el segundo “dogma” es que la religión puede conducir a la violencia (religiosa).

Ambos “dogmas”, McGrath NO los refuta con argumentos y además los saca totalmente fuera de contexto manipulando y tergiversando las palabras de Dawkins.

Sobre el “dogma” que tanto cacarea McGrath en el que dice que la religión no puede ser descartada en términos científicos, realmente impresiona su nivel de ignorancia considerando que él se dice “científico”, para empezar dice que la fe no es algo irracional, aunque claro como todo gran orador, no se toma la molestia en dar argumentos donde nos explique exactamente en qué consiste la “racionalidad” de la fe.

A lo que Dawkins se refiere en su libro “El espejismo de Dios” con respecto a la hipótesis de Dios es que «existe una inteligencia supernatural y superhumana quien deliberadamente diseña y crea el universo y todo lo que hay en él, incluyéndonos a nosotros» y nos dice que esta puede ser considerada como «una hipótesis científica como cualquier otra», y por lo tanto debe de ser tratada con el mismo escepticismo con el que se tratarían otras hipótesis (situación que no les gusta mucho a los religiosos, pues estos siempre exigen un trato especial de “no ataquen a mi amigo imaginario”).

Dawkins argumenta citando a Bertrand Russell que aunque «no se puede refutar la existencia de Dios» también es imposible refutar la existencia de la Tetera de Russell, los unicornios, los fantasmas, los monstruos o el Ratoncito Pérez. Por lo tanto la incapacidad para refutar la existencia de Dios no significa que es una buena razón para creer.

Más bien, Dawkins argumenta que el deber de la prueba está por encima de la defensa de la existencia de Dios.

Hay una razón elemental por la que la ciencia descarta (o sea NO estudia) a Dios, a los duendes, a los fantasmas, a los monstruos o al ratoncito perez y eso se debe principalmente a la falta de pruebas de su existencia, los personajes de ficción no caen dentro de su campo de estudio.

Por otro lado McGrath argumenta citando a otros científicos y mediante una fabulosa prestidigitación gramatical nos dice que la ciencia y la religión “son compatibles” puesto que para él, son simplemente “2 maneras distintas de ver al mundo”, de hecho hasta llegó a afirmar que pueden ser “empíricamente equivalentes” y finaliza su argumento diciendo que “las teorías científicas no son ni están diseñadas para explicar todo acerca de éste mundo”, en eso tiene razón McGrath, las teorías científicas NO son para explicar las supersticiones, fantasías y ocurrencias de los charlatanes religiosos.

Nada más para aclarar, en la ciencia no es suficiente solamente “ver al mundo”, se requiere además evidencia, experimentación, comprobación, etc.

Si usted ve algo, de manera natural también hace una interpretación de ese algo, por eso en ciencia no es suficiente el solamente “ver al mundo”, pues existen los sesgos cognitivos lo cual se traduce en interpretaciones erróneas de lo que vemos, lo que generaría miles de “visiones” sobre el mundo.

Por ejemplo, cuando alguien ve una luz a lo lejos en la noche sobre el firmamento, para los religiosos igual puede ser la estrella de Belén, el espíritu santo o una aureola de Dios, para otros puede ser una nave extraterrestre, para otros puede ser un cometa, para otros un planeta, para otros un sujeto parado en la montaña de enfrente con una linterna y para otros un simple farol, etc.

Por eso, el argumento de McGrath de que la ciencia es únicamente otra forma distinta de ver el mundo es falso.


Además, decir que la ciencia es “empíricamente equivalente” a la religión nada más porque algunos científicos son religiosos, es como decir que las gallinas son “empíricamente equivalentes” a la literatura, nada más porque algunos granjeros se ponen a leer en su casa.

En su intento por descalificar a Dawkins, McGrath crea un argumento ad Hominen en el que establece que Dawkins “no tiene ninguna autoridad científica”, según él porque existe una minoría de científicos que cree en Dios, inclusive cita datos en el que dice que el 40% de los científicos norteamericanos creen en Dios, por lo tanto según él, Dawkins, no puede hablar en nombre de los científicos (de hecho no lo hace), puesto que hubo otros científicos que publicaron libros teístas en el mismo año que Dawkins publicó el espejismo de Dios, aquí McGrath tambíen cae en la clásica falacia de asociación, en las que las cualidades de un individuo, se corresponden con las de un grupo mediante una relación intrascendente.

McGrath ignora que hay una gran diferencia entre ciencia y las creencias de los científicos, lo que crean los científicos es solamente eso, la creencia de ellos, NO ciencia, de la misma manera en que no todas las creencias de los científicos se pueden considerar una religión, si así fuera, y utilizando la misma falacia de asociación, nosotros podríamos argumentar que McGrath en lugar de ser cristiano, es un adorador del monstruo de espagueti, puesto que hay varios científicos que veneran al monstruo de espagueti.

¿Se nota la incongruencia en los argumentos de McGrath?


Algo que detesto de McGrath es su capacidad de manipular y tergiversar las analogías de Dawkins, pues al igual que mucha gente religiosa, cuando no les conviene el significado de la analogía, las desechan con el clásico “NO, pero es que no es lo mismo”.

Vean la siguiente falacia plurium interrogationum de McGrath:

“Dawkins compara con frecuencia la creencia en Dios con una creencia infantil en Santa Claus o el Ratoncito Pérez, diciendo que es algo que todos deberíamos superar. Pero la analogía es imperfecta. ¿Cuánta gente conocen que empezó a creer en Santa Claus ya estando adulta?”

Una manera simple de mostrar la debilidad y simpleza en éste argumento de McGrath, sería mediante el efecto espejo, en la que se plantea la misma pregunta pero hacia el otro extremo:

¿Cuánta gente conocen que comenzó a creer en Dios ya estando adulta?


El efecto espejo, nos muestra más claramente la intrascendente y débil estructura de los argumentos de McGrath.

La clave de la analogía está en las evidencias que sustentan a la creencia. Dios es como Santa Claus y el Ratoncito Pérez como bien dice Dawkins, ya que algunos creen en él aunque no haya pruebas de su existencia.

Dawkins utiliza de manera deliberada un ejemplo (se le conoce como analogía) de algo que sabemos que no existe, para mostrarnos que las pruebas a favor de Dios no son más sólidas que las pruebas a favor de estos personajes de ficción.



Uno de los señalamientos de Dawkins en el libro “El espejismo de Dios” es sobre la violencia religiosa, McGrath, “refuta” a Dawkins diciendo que si, en efecto ha habido violencia religiosa, pero que el ateísmo también genera violencia (clásica justificación de los religiosos para desviar la atención), para eso menciona a Stalin y culpa (de nuevo como todo buen charlatanazo religioso) al comunismo de eso, de ahí deduce que la violencia religiosa, de hecho no es violencia causada por la religión, sino que es por “otros factores”, de hecho llega a decir que más bien es violencia “política”, y de manera más elegante concluye que la religión no tiene nada que ver con la violencia, puesto que dice que la violencia es “parte de la naturaleza humana”.

Qué tal, impresionante manera de hacerse como el Tío Lolo.

Algunas tonterías de McGrath las puede leer aquí, es un artículo (en inglés) publicado por él, donde muestra una auto-reseña de su libro The Dawkins delusion?, explicando y “desmintiendo” (según él) todas las “mentiras” de Dawkins.

Si quieren deleitarse con una interpretación traducida al español de las incoherencias de McGrath pueden hacerlo leyendo éste (¿por qué será que no me extraña?) articulo católico.



Comentarios finales:

Ahora todos estamos sujetos a la crítica, por supuesto que Richard Dawkins también puede y debe ser criticado, pero, por favor hay de críticas a críticas, se le puede criticar por su mal peinado, porque no nos gusta su sonrisa o se le puede criticar por su trabajo.

Para emitir una buena crítica al trabajo de Dawkins, digo hay que tener cierto nivel de razonamiento y conocimiento, y en eso, a ustedes dos les quedó bastante grande un personaje como Dawkins, puesto que no presentaron argumentos racionales equiparables o superiores a los de Dawkins (y por cierto tampoco los sustentaron como lo hace él), y en su lugar lo único que presentaron fue retorica, un popurrí de anécdotas y 0 evidencias.

Así mismo, NO dejan claro cuál es la razón de su crítica hacia él, o sea lo llaman “magufo”, “radical”, “superficial”, “ignorante” y “absurdo” sin demostrarlo y a la vez mencionan que le tienen “admiración” por ser un gran escéptico, ateo y divulgador científico, entonces por fin ¿qué es lo que le critican?

Es bastante patético que hayan “criticado” el trabajo de Dawkins sin siquiera conocer su trabajo.



El libro El espejismo de Dios, no es un libro barato, tiene un costo que oscila entre los 500 y 600 pesos (45 – 50 dólares), por lo que es un libro que no se encuentra precisamente al alcance de todos, además de que no todo mundo se gastaría 600 pesos en un libro, por eso puedo entender que no hayan leído el libro, de cualquier manera ese no es motivo para que emitan criticas sin sustento contra Richard Dawkins.

Si ustedes escriben en el buscador de Google “el espejismo de dios pdf”, se van a encontrar diversas versiones del libro con traducciones caseras, pero que no están tan mal, aquí les dejo el enlace a uno de ellos.

Contrario a los dos escépticos, Yo si le recomiendo si tiene oportunidad y los recursos, que lea, El espejismo de Dios, de Richard Dawkins, no se arrepentirá, es un libro que desquita hasta el último centavo, ampliamente recomendado.



Un saludo para todos ustedes.

Para la realización de esta entrada fue necesario consultar las siguientes

REFERENCIAS: