Buscar en el blog

sábado, 12 de marzo de 2011

Todos somos muy diferentes (pero iguales), clásica bobada astro(i)lógica

. .
Hace tiempo me llego vía amazings, una breve e interesante nota sobre la charlatanería más popular del mundo, como lo es la astrología.

La astrología, es aquella pseudociencia que estudia la supuesta influencia de los astros en la vida de los hombres, estos “estudiosos” (conocidos como astrólogos) siguen un sistema de creencias no probadas y abiertamente erróneas, entre ellas el suponer que un planeta lejano influye en el comportamiento y personalidad de las personas, los astrólogos también aseguran tener el “poder” de predecir el futuro, todo esto supuestamente con sólo mirar estrellitas.

Las predicciones y las personalidades de las personas hechos por los astrólogos quedan plasmadas en los famosos horóscopos.

La astrología es una creencia inventada hace miles de años, en una época en la que todo fenómeno de la naturaleza era atribuida a dioses que vivían en los planetas, por ejemplo decían que en Marte vivía el dios de la guerra, que en Venus estaba la diosa del amor, que en Neptuno vivía el dios de los mares y que en Saturno estaba el dios de la agricultura, etc.

En la antigüedad se creía que conociendo la posición y el movimiento de los planetas se podían predecir acontecimientos futuros o el desarrollo de la personalidad de un ser humano, para eso se utilizaban los horóscopos, sobre todo por reyes que esperaban predecir cuándo una civilización enemiga fuera a estar en decadencia, para entonces atacarla, razón misma por la que antiguamente los astrólogos sólo podían estar al servicio del rey.

En aquel entonces no tenían mucho conocimiento sobre el universo. En la actualidad el uso de la astrología carece totalmente de sentido, pues ya se ha demostrado científicamente a lo largo de los años que los astros NO EJERCEN ninguna influencia en el comportamiento de las personas.


Sin embargo todavía se usa la astrología y esta sigue siendo (igual que hace miles de años) totalmente inútil para predecir el futuro, con la variante de que además se ha convertido en una forma elegante de DISCRIMINACIÓN, puesto que sin ningún criterio realista o evidencia científica de algún tipo, los astrólogos clasifican a las personas en 12 estereotipos zodiacales.


A través de los horóscopos los astrólogos le dicen falsamente como son las personas de ese grupo zodiacal, incluyéndole además el arquetipo ideal de cómo deben de comportarse las personas de ese grupo.

Horóscopo Zodiacal
 

Horóscopo Chino
 
 
 La gran puntada de los astrólogos es sin duda alguna el de “predecir el futuro” obviamente escuchando lo que los astros les “dicen”, no si bien dicen que la charlatanería no tiene límites.


¿Y en que se basan para sostener semejantes afirmaciones?


Pues, en nada simplemente éstos dementes se alucinan creyendo tener poderes cósmicos que sirven para “revelar” la personalidad de las personas de manera remota, puesto que ni siquiera tienen que verlas.

Ahora el negocio de estas tonterías se ha modernizado tanto que a través de un mensaje desde el celular le dan su horóscopo “personal”, incluyéndole por supuesto el pronóstico de su futuro durante el día.



Los astrólogos también alucinan cuando dicen que en el amor, dos personas se van a llevar bien únicamente si existe “compatibilidad entre sus signos” por eso aseguran, que si en la pareja tienen el mismo signo lo más seguro es que tengan muchos “desacuerdos”.



Es desafortunada la DISCRIMINACIÓN REAL creada por personas creyentes de los horóscopos, pues los astrólogos les dicen que “debe de haber un equilibrio entre los signos”.

Se ha sabido de algunas empresas que no contratan a personas con cierto signo zodiacal porque los astrólogos les han dicho que NO es bueno “que haya muchos Leo y Escorpio juntos” o les dicen que “según un estudio” las personas de determinado signo “son más eficientes”, por lo que entonces algunas empresas contratan únicamente personas de determinado signo zodiacal.


Desgraciadamente, cada día miles de personas de todo el mundo toman importantes decisiones médicas, profesionales o personales basándose en los consejos de astrólogos o de publicaciones astrológicas.




Una artimaña clásica de los charlatanes del misterio para aparentar no ser ladrones, es presentarse como himbeztigadores serios, por ejemplo, los que estafan a la gente himbeztigando fantasmas, le llaman charlatanes a los que estafan a la gente himbeztigando ovnis, quienes a su vez dicen que los verdaderos charlatanes son los que estafan a la gente himbeztigando extraterrestres.

De la misma manera, se sabe que algunos astrólogos señalan a otros como farsantes, autoproclamándose ellos como astrólogos “serios” y argumentando ser “diferentes” de aquellos que publican horóscopos en la prensa, NADA MÁS porque estos si utilizan las personalizadas cartas natales o cartas astrales.

 
 
Estas “personalizadas” cartas las usan los astrólogos (recuerde que nada más los “serios”) como base para realizar interpretaciones psicológicas, pues en ellas se muestran (clariiiiiisimo, vea nomas) las grandes tendencias de la personalidad reveladas por los astros, lo que permite entender por qué una persona es como es (ajá).

Los astrólogos “serios” dicen que los astrólogos de “mentiritas” que publican en la prensa, generalmente se basan en la posición de los planetas y las personalidades de cada signo en particular y eso (dicen los “serios”), solamente es válido para 1/12 de la población.

Uuuuuy no, pos con razón.

Cartón tomado del blog La pulga snob
 
Y bueno para todos aquellos que no saben en qué consiste el misterioso “poder” de los astrólogos para predecir el futuro y estudiar la personalidad de la gente déjenme explicárselos brevemente: es un truco, fin del misterio.

El truco de los astrólogos no es ninguno impresionante, pues la clave del éxito reside básicamente en el AUTOENGAÑO de los incrédulos.

Este comportamiento de autoengaño, se le conoce en psicología como:

EFECTO FORER O FALACIA DE LA VALIDACIÓN PERSONAL


El nombre se atribuye al psicólogo estadounidense Bertran R. Forer, quien en 1948 realizo un peculiar experimento, no tanto para demostrar la falsedad de los horóscopos, sino más bien para medir el nivel de credulidad de las personas a una descripción totalmente vaga y general de ellos, quienes piensan que es una descripción muy personalizada y “exacta”, sin darse cuenta de que en realidad, esa descripción puede describir a cualquiera.

En pocas palabras, para demostrar que en los horóscopos la gente siempre ve lo que quiere ver, pero muy en particular que ignora todo lo que no le gusta ver (que casi siempre es más).

El experimento titulado The fallacy of personal validation: A classroom demonstration of gullibility fue publicado en el Journal of Abnormal and Social Psychology en 1948.

Y consistía en lo siguiente, Forer les aplico un test de personalidad a varios estudiantes universitarios, obviamente, como ocurre en cada prueba, él los iba a revisar y después le entregaría sus resultados a cada estudiante, dándoles un análisis “individual” de su personalidad.

Obviamente, Forer, ni reviso, ni les entrego los resultados individuales de la prueba a los estudiantes, en lugar de eso, a todos los estudiantes les entrego el MISMO análisis de personalidad, es decir, EL MISMO TEXTO, no había ni siquiera un punto o una coma de diferente en los análisis.

El “análisis” de personalidad que Forer les entrego a los estudiantes, lo ensambló utilizando varios horóscopos publicados en diversos periódicos.

Y esto es lo que decía:

Tienes la necesidad de que otras personas te quieran y admiren, y sin embargo eres crítico contigo mismo. Aunque tienes algunas debilidades en tu personalidad, generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad sin usar que no has aprovechado.

Disciplinado y controlado hacia afuera, tiendes a ser preocupado e inseguro por dentro. A veces tienes serias dudas sobre si has obrado bien o tomado las decisiones correctas. Prefieres una cierta cantidad de cambios y variedad y te sientes defraudado cuando te ves rodeado de restricciones y limitaciones.

También estás orgulloso de ser un pensador independiente; y de no aceptar las afirmaciones de los otros sin pruebas suficientes. Pero encuentras poco sabio el ser muy franco en revelarte a los otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, precavido y reservado. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser bastante irrealistas.

Cuando Forer les entregó sus resultados “individuales” a los estudiantes, les pidió que en una escala de O (nada exacto) a 5 (muy exacto) EVALUARAN la exactitud de su “individual” análisis.

La calificación promedio de los estudiantes arrojo una “exactitud” de 4.26

Desde 1948, cada año se realiza el mismo experimento (utilizando por cierto el mismito texto) a diversos estudiantes y desde hace más de 60 años, el promedio de “exactitud” de los “individuales” análisis de personalidad de Forer, son siempre arriba de 4.



Una de las aplicaciones más directas del efecto Forer (además de la astrología), es en la lectura en frio, una técnica de adivinación explotada mucho por los magos como parte de sus espectáculos, pero, es explotada aun más por charlatanes diversos como los psíquicos, los videntes, los médiums, los quiromantes, los tarotistas, etc.

 
 
Les recomiendo bastante que vean el siguiente video, del ilusionista inglés Darren Brown quien utiliza la  lectura en frio, nada más que sus “poderes” psíquicos son más impresionantes que en el horóscopo, pues para hacer sus análisis más personales y detallados  les pide a los sujetos que dibujen el contorno de su mano y que incluyan un objeto personal. Es bastante ilustrativo (y divertido) ver en vivo y a todo color el efecto Forer en las personas crédulas.
 




El efecto Forer, es más intenso si:


• Si el sujeto cree que el análisis se aplica sólo a él. El texto debe estar redactado en segunda persona, y dejarlo bien claro en repetidas ocasiones.

• Si el sujeto cree en la autoridad del evaluador. La sugestión juega un papel muy importante: si el sujeto cree en la magia y el ocultismo, un entorno ambientado como tal, aumentará la efectividad. Si el sujeto es más escéptico, suele tener más efectividad que el ambiente sea más científico.

• Si el análisis enumera mayormente atributos positivos. Se cree que esto sucede porque las personas tienden a reconocerse más con lo que desean ser que con lo que verdaderamente son.



El efecto Forer parece explicar, al menos de manera parcial, por qué tanta gente piensa que las pseudociencias adivinatorias como: el tarot, los oráculos, la astrología, la astroterapia, los biorritmos, la quiromancia, los eneagramas, la lectura en frio, la grafología, la numerología, etc., “funcionan”.

La gente tiende a aceptar afirmaciones acerca de ellos mismos en proporción a su deseo de que las afirmaciones sean verdad, aunque estas no se apeguen a la realidad.

Tendemos a aceptar declaraciones cuestionables y hasta falsas acerca de nosotros mismos, si las estimamos positivas o lo suficientemente halagadoras.

Frecuentemente daremos muchas interpretaciones positivas a afirmaciones vagas o inconsistentes acerca de nosotros mismos con el propósito de hacer que tengan sentido tales afirmaciones.

El Efecto Forer es uno más, de los muchos autoengaños (o prejuicios cognitivos) que necesitamos conocer, pues si todos estuviéramos al tanto de que nuestra mente muchas veces funciona así, una gran cantidad de charlatanes se quedarían sin trabajo.

Otro de esos prejuicios cognitivos que hablaremos más adelante es el de la “ceguera a la elección”, ahí, al igual que el efecto Forer, nos asombraremos de nuestras capacidades para la sobrevaloración y el autoengaño.



David Mccandles, autor de un interesantísimo blog llamado Information is beatiful, en su infografía llamada Horoscoped, mediante un sofisticado programa informático se dedicó a recopilar las diferentes palabras, ideas, conceptos y mensajes de más de 22,000 horóscopos de Estados Unidos. Para después reunirlos a manera de resumen en una sola infografía, de tal manera que estuvieran más ordenadas y se pudiera de manera más sencilla apreciar las diferencias entre los diferentes signos zodiacales.

El diseño de la infografía antes de recopilar la información lucia así:




Después de varias horas de procesamiento informático el resultado arrojó la “novedad” de que:




Todos los signos zodiacales dicen lo mismo, o sea, ningún signo es diferente o sea que TODOS SOMOS IGUALES.

 
 
Y aunque todos los astrólogos siempre le garantizan, prometen, aseguran, juran y perjuran que cada signo tiene “sus particularidades” lo cierto es que NUNCA DE LOS NUNCA le dicen algo individual, original o EXCLUSIVO, pues siempre le repiten las mismas tonterías vagas y generales que pueden ser aplicadas a cualquiera.

La “particularidad” que hoy tienen los que son Piscis, mañana lo tendrán los que sean Acuario, y así sucesivamente, vamos que el reciclaje no solamente se utiliza en la basura metálica, sino que éste también se utiliza en la basura astrológica.



Que estén bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada