Buscar en el blog

domingo, 3 de abril de 2011

LA CIENCIA ES LO MISMO QUE UNA CREENCIA, LA GRAN MENTIRA DE LOS (charlatanes) RELIGIOSOS

.
.
Es necesario hacer la aclaración que esta nota está dirigida para los farsantes religiosos que se dedican de manera pública a MENTIR sobre lo que en realidad es la ciencia y que no tiene nada que ver con lo que ellos llaman “convencer a los fieles” puesto que en esta nota se les crítica su comportamiento de ENGAÑAR usurpando y denostando a la ciencia.

Lo digo, porque nunca faltan aquellos charlatanes que adquieren su papel de victimas al supuestamente ser atacados “por sus creencias”, cuando en realidad se les está criticando por su actitud anticientífica al utilizar sus creencias religiosas para envolver sus MENTIRAS. Por lo que aquí no criticamos el envoltorio, lo que criticamos es el engaño.

Yo soy un ateo y las creencias religiosas las tengo en el mismo concepto que el ratoncito Pérez, El pato Donald, Zeus, Harry Potter o Mickey Mouse, razón misma por lo que me resulta totalmente indiferente la creencia religiosa que ustedes los charlatanes tengan.



 
 
Estimado lector, imagínese por un momento a un sacerdote que en plena misa dominical empieza a incluirle en su sermón consejos del tipo “sería mejor” que los carpinteros en lugar de utilizar clavos utilicen tachuelas (como siempre, sin decirle el porqué o para qué).

O que le dijera que los pintores “no deberían” de utilizar la pintura vinílica para pintar los edificios y que “sería mejor” que utilizaran crayolas para el exterior y esmalte de uñas para el interior (pero aquí diciéndole que es para que “no discrimine” y le falte “al respeto” a éste otro tipo de pinturas).

O que le dijera que los albañiles “deberían de” vestir bata blanca y corbata para hacer su trabajo pues al fin y al cabo, las batas y las corbatas son prendas de tela inventadas por el hombre para trabajar, por lo tanto “son lo mismo” que los pantalones de mezclilla.

Afirmaciones como las anteriores, surgen cuando el sacerdote NO SABE ABSOLUTAMENTE NADA de construcción y porque los religiosos con base a ese tipo de (des)conocimiento es como “razonan”.

 
Ahora imagínese la misma situación pero aquí dándole consejos de ciencia, con la variante de que además lo quieren impresionar aparentando ser unas “eminencias” en el tema.

Vea el siguiente hoax que una “eminencia” de ese tipo hizo circular por email, según él para “demostrar” que la ciencia “verdadera” si era compatible con las sagradas escrituras:

Crítica cristiana ante la equivocada ciencia de la geometría
En la Biblia se afirma que pi (π) vale 3 (1 Reyes 7, 23), por lo que debemos enseñarlo así en los cursos de geometría para que sean correctos, ¿por qué cree usted hermano, que los edificios no soportan los terremotos? ¡Porque no los fabrican con el verdadero valor de pi!!!!!. Si los fabricaran con un valor de pi igual a tres, las construcciones ganarían solidez debido a la gracia divina que los protegería de todo mal basado en que el tres ¡es el número de la Trinidad! Y por la gracia de las Tres Personas los edificios quedarían protegidos contra todo mal.

Además, el valor actual de pi (π= 3.1416…) es un numero feo, difícil de recordar y ¡aproximado!, si amigo lector, es verdad, ellos no quieren que se sepa pero es verdad, el valor real que ellos consideran de pi es desconocido ¿cómo pueden estos que nos hablan de ciencia decir que sus matemáticas son exactas si ni siquiera conocen el valor de este número? ¿Cómo pueden construir cosas sólidas si no tienen precisión al medir?. En cambio Dios en su infinita sabiduría lo hizo exactamente igual a tres para que no hubieran aproximaciones y pudiera ser exacto y justo todo lo que es circular, amén hermanos que les hablo como me fue revelado y el hecho de que pi valga 3 es una hermosa prueba de que Dios existe y es trino, así lo nieguen los ciegos de mente cerrada que no ven más allá de sus narices y son incapaces de romper sus dogmas.

¡Alabado sea el señor por toda la eternidad!

Además de ignorantes, son plagiarios, pues el autor de lo anterior ¡es un ateo! Y él lo publicó como una crítica humorística a la religión, no como una “demostración” de algo.

Desgraciadamente, todavía existen sujetos que comienzan anunciándose como “expertos” o “científicos” y a partir del segundo renglón comienzan a despotricarle algunas MENTIRAS propias del fundamentalismo religioso como:

El decir que la ciencia es lo mismo que una creencia religiosa, que la “cienciología” es la religión de los científicos, que la ciencia es destructiva por que los científicos “hicieron” la bomba atómica, que el método científico es únicamente una manera bonita de los científicos para ordenar su “creencia”, que la astronomía es la madre de todas las ciencias y que el GRAAAAAN Ptolomeo fue un GRAAAAAAN científico que utilizando el método científico “comprobó” desde hace mucho que la tierra es el centro del universo, (mentirosos como siempre, el método científico se invento 1400 años después de Ptolomeo), entre un diverso etcétera similar y que verán resumido a continuación.

• La ciencia es lo mismo que una creencia.
• La ciencia debe de “respetar” otro tipo de creencias.
• La ciencia no tiene el derecho de “discriminar” a otras “ciencias”.
• La ciencia no debe de rechazar el “conocimiento” milenario (como la medicina china, la astrología, etc.).
• Existen ciertas cosas que la ciencia “no entiende”.
• Hay cosas que la ciencia “no quiere” explicarnos.
• La ciencia también “debería de” explicarnos “otro tipo” de cosas.
• Los científicos son dogmaticos (por lo tanto, la ciencia es un dogma).
• Los científicos son creyentes de la ciencia (por lo tanto, la ciencia es una creencia).
• Los científicos han mentido (por lo tanto, la ciencia es una mentira).
• Etc. (las mismas de siempre, usted seguramente ya se las sabe de memoria).


Es un clásico de los charlatanes que siendo bastante IGNORANTES de la ciencia, sean curiosamente los que siempre le están dando “consejos” sobre el qué y cómo debería de ser ésta.

Le dicen que en algunas cosas la ciencia dice la verdad pero que en otras “miente”  y si usted les pide más detalles sobre las “mentiras”  NUNCA le responden (de manera coherente) puesto que ahí es cuando utilizan la tautología (lógica circular) el cual, nunca les falla para fingir demencia, darle la vuelta al asunto, no responder y volver a repetir el mismo argumento pero con otras palabras, pues así les ponga un pergamino de evidencias donde les demuestre que están mintiendo, nunca dejan de mentirle, pues de una mentira se brincan a la otra y así.




 
 
 
Por eso le sugieren que tome de la ciencia “sólo lo bueno” e ignore todas las equivocaciones y “mentiras” de ella.

Obviamente la ciencia únicamente “miente” en aquellos postulados que son contrarios a sus creencias religiosas (coincidencial ¿no lo cree?).

A pesar de que le dicen que la ciencia “engaña”, resulta incongruente que aprovechen la confianza que brinda la ciencia para legitimar algunos de sus cuentos, por ejemplo, todavía hay personas que MIENTEN diciéndole que hay estudios científicos que demuestran que la imagen de la virgen de Guadalupe no está hecha de pintura, bueno, que si es pintura pero “extraterrestre” , porque según ellos “Es de materiales que no se encuentran en la tierra, pues estos colorantes no son ni minerales, ni vegetales, ni animales por lo que la imagen no pudo crearse por la mano del hombre”.

Cuando la realidad es de que NO EXISTEN ESTUDIOS CIENTÍFICOS que hayan demostrado semejante barbaridad (de manera contraria, lo que si hay son estudios que con fines artísticos y a título personal han hecho varios científicos, mostrando resultados en los que se interpreta que la imagen de la virgen no sólo es un fraude sino que está hecha por el hombre y con pinturas comunes y corrientes).

 

Fotografía tomada de Wikipedia, la enciclopedia libre.

Fotografia tomada del blog: Dios es imaginario
 
 
Los charlatanes han llegado al extremo ridículo de decir que hay santos, mártires, reliquias, deidades, etc. que realizan milagros “científicamente” comprobados o le dicen que hay pruebas “científicas” de que Dios existe.

Inclusive se lo dicen así:

¿Sabía que la única religión que puede mostrar milagros científicamente comprobables es la Católica?

Y otros hoaxes religiosos (aquí hay uno) los finalizan con una frase similar a:

Si le interesa más información, llámenos, busque esa información en Google
o lea el libro "Prueba científica de la Religión Católica".

Y como olvidar mencionar el comité “científico” del vaticano el cual supuestamente certifica la veracidad de los milagros efectuados por todo el inmenso catalogo de santos, mártires y beatos con los que cuenta la iglesia, la razón por la que verifican (según ellos) de manera “científica” los milagros, dicen que es porque abundan los charlatanes que se inventan milagros (Noooo, ¿en serio?).

Su usted consultara un diccionario se daría cuenta de que los milagros NO se pueden comprobar científicamente, POR ESO MISMO SE LLAMAN MILAGROS, si la ciencia “comprobara” un milagro dejaría de ser milagro y pasaría a ser entonces un conocimiento.

De la misma manera, la ciencia NO niega, NI afirma la existencia de dios, simplemente lo excluye porque NO ES su objeto de estudio, No busca negar, ni comprobar su existencia, simple y sencillamente NO LO ESTUDIA, la ciencia ni es atea, ni es creyente, simple y sencillamente es neutral.

Algunos gnósticos y ateos caen en el error de decir que “Dios no existe porque no se puede probar científicamente” con argumentos como ese, solamente desconocen lo que en realidad es la ciencia.

Es inapropiado decir que la ciencia es “atea”, cuando en todo caso, más bien sería “laica”.

Decir que la ciencia “comprueba” la existencia de Dios, es equivalente a decir que la ciencia “comprueba” la existencia de “Santa Clos” o que “comprueba” la existencia de los “duendes”.

Por las mismas razones por las que la ciencia NO estudia a Santa Clós o a los duendes (o a las hadas, o a los monstruos o a los ovnis o a los fantasmas, etc.) son las mismas razones por las que no estudia a Dios, lo que significa que todo aquel que le diga que su religión esta “científicamente” probada, no es más que un ignorante de ciencia o un charlatán (casi siempre es lo segundo).

Cómo ejemplo, le comento que hay un charlatán (de los muchos que existen) que se anuncia con el slogan “el científico ateo que se convirtió en religioso” y según él, era ateo y se volvió religioso al quedar maravillado del poder de los milagros cuando los “estudio” de manera “científica”, su nombre comercial es Dr. y científico ex-ateo Ricardo Castañón y según él “la ciencia investiga los milagros” (¿en serio? ¿cuál es el nombre de esa ciencia?, acaso es la “milagrología”).

Y en Finlandia, hay un monasterio que hace tiempo ofreció mediante avisos clasificados en el periódico cursos intensivos de milagrología interconfesional (teoría y práctica) y ahí contrario a lo que usted piensa, ahí no se estudiaban de manera “científica” los milagros, para nada, ahí le enseñaban pero a ¡hacer los milagros!

Fotografía de Joan Fontcuberta, le recomiendo que vea
su exposición en línea Karelia, Milagros & Co.
Hay otro tipo de charlatanazos que escriben libros donde le explican la “ciencia” de los milagros. Y la manera en que le explican toda esa “ciencia” es con cuentos similares a cuando un mago parte a una mujer en dos, si la mujer vuelve a estar completa es solamente por una cosa, ¡porque hubo un milagro! y la manera en la que usted verifica el milagro es comprobando “científicamente” que la mujer este completa.

Como merolicos de circo, los charlatanes religiosos le hablan y hablan de ciencia siendo que los pobres ignorantes ni siquiera saben

¿Qué es la ciencia?

Ellos a cualquier chifladura que se les ocurre, la difunden con una retorica demencial (confundiendo siempre la realidad con la imaginación) dando como resultado unas retrogradas y prehistóricas creencias disfrazadas de “conocimiento” o de “ciencia” en el que además (y por si fuera poco) siempre intentan equipararse a los científicos por lo que esperan (mejor dicho, exigen) para ellos las mismas consideraciones y el mismo respeto que se merecen los científicos.

Estos charlatanes utilizan muchas artimañas (o falacias lógicas) para convencer al público de sus creencias, veamos algunos ejemplos, de cómo se las gastan estos sujetos para MENTIR.

“Las leyes de la ciencia fueron construidas y no descubiertas”

“La ciencia es solamente otra manera más de ver el mundo”

“La ciencia solamente sirve a los militares y a las grandes corporaciones”

 
Imagen tomada del Blog: La pulga Snob.

La verdad no necesita de creencias. Los científicos no unen sus manos cada domingo, cantando “¡Sí, la ley de gravedad es real! Creo en mi corazón que todo lo que sube tiene que bajar. ¡Tendré fe! ¡Seré fuerte! ¡Amén!”. Si lo hicieran, pensaríamos que no están bastante seguros de ello. Dan Barker.

LA CIENCIA ES LO MISMO QUE UNA CREENCIA.

La mentira más usada por los charlatanes religiosos es decirle que la ciencia es exactamente lo mismo que una creencia, la manera en que le envuelven esta barbaridad, es mediante un silogismo básico, diciéndole que las creencias son invenciones humanas, que la ciencia también es una invención humana y que por lo tanto son lo mismo, en otras palabras, le dicen que las manzanas son lo mismo que las naranjas, nada más porque las dos son producto de la naturaleza.

Obviamente ellos ignoran que un automóvil también es una invención humana y que no por eso se considera al automóvil como una creencia, de la misma manera en que una poesía, un chiste, una adivinanza o un refrán NO se les puede considerar una creencia a pesar de ser también invenciones humanas.

LAS NARANJAS SON LO MISMO QUE LAS MANZANAS

Los religiosos siempre le dicen que el ateísmo es una variante de religión donde se le brinda culto a la “nada”, también le dicen que los científicos le brindan culto a la ciencia de la misma manera en que un religioso lo hace con Dios, y que por lo tanto la única diferencia es el nombre de la creencia, para los ateos es “la nada”, para los científicos es “la ciencia” y para los religiosos es “Dios”.

Vean como el religioso creacionista Randy Wysong, (The Creation-Evolution Controversy; 1976, p. 13) explicó esta equivalencia: “No es ningún secreto que los (científicos) evolucionistas veneren el altar del tiempo. Hay poca diferencia entre el (científico) evolucionista diciendo ‘el tiempo lo hizo’ y el creacionista diciendo ‘Dios lo hizo.’ El tiempo y el azar es para los (científicos) evolucionistas, nada menos que una deidad de dos cabezas.

Esta equiparación que hacen los charlatanes es equivalente a decir que los tontos son lo mismo que los inteligentes, que las mentiras son lo mismo que las verdades, o citando a Mauricio-José Schwarz, eso equivale a decir que ser abstemio es "una forma de alcoholismo" o que usar guantes para manipular objetos calientes es "una forma de quemarse".

Ni la ciencia ni el ateísmo son creencias, como para que digan que SON LO MISMO pero con diferente nombre.

 
 
Esta no es la única “igualdad” que los charlatanes religiosos manejan, pues es muy común que cuando existen controversias sobre la legalización del aborto, siempre le dicen que un cigoto “es lo mismo” que un ser humano (que es equivalente a decir que un huevo revuelto es lo mismo que un pollo rostizado) o le dicen que una oración “es lo mismo” (bueno, de hecho le dicen que es mejor) que un medicamento.

O que un diseñador de modas “es lo mismo” que un asesino, porque si éste confecciona una elegante bufanda y alguien utiliza esa bufanda para asfixiar a una persona, ya por eso, todos los diseñadores de modas son “lo mismo” que los asesinos al fabricarles sus armas (a cada rato nos dicen que los científicos son unos malvados de la destrucción porque “inventaron” la bomba atómica).


NO SE PUEDEN COMPARAR LAS NARANJAS CON LAS MANZANAS

Otro argumento incongruente y mañosamente utilizado por los religiosos es que CUANDO LES CONVIENE le dicen que la ciencia y las creencias “son lo mismo”, sin embargo, luego a veces le salen con que bueno, “NO se puede comparar a las manzanas con las naranjas”, porque cada uno tiene sus funciones, PERO, que así como es importante que los niños conozcan a las manzanas, es igualmente importante que conozcan a las naranjas (pero nada más las “verdaderas”).


Imagen tomada del blog: La ciencia y sus demonios.


El razonamiento religioso es bastante incongruente (y convenenciero), con él todos los humanos son iguales pero muy diferentes, ahí “lo mismo” es igual que “similar” o que “igualmente contrapuesto” y todos significan lo mismo en el léxico de un religioso.

A los niños en las clases de ciencia se les debe de enseñar ciencia, no religión disfrazada de ciencia que asegura ser “lo mismo”. Si los padres quieren enseñarles “lo mismo” a sus hijos, no necesitan para eso inscribirlos a una escuela, para eso sólo bastaría que los llevaran a su iglesia local y ya.



SI NO ES UNA MANZANA, NO HAY DE OTRA, ES UNA NARANJA

Hay algunos religiosos que dicen que la ciencia “no es muy confiable”, que “se equivoca” o que “miente”, aparentemente porque no da una explicación “muy clara” sobre algunas cosas, como por ejemplo aquello referente al origen del universo. Digo es obvio que existe el universo, lo que no se sabe con certeza es como se originó, para la ciencia, ante la falta de evidencia, eso es un vacio.

Los religiosos (conocidos también como creacionistas y que niegan la conclusión científica de la evolución) se refieren a estos vacios como “mentiras”, otros los llaman “imprecisiones” y otros más “equivocaciones”.

Los creacionistas buscan denodadamente un vacio en el conocimiento o en la comprensión de hoy día. Si se encuentra un vacio aparente, se ASUME, que Dios, por defecto debe rellenarlo.

Si el científico (ante una ocurrencia creacionista) fracasa al dar una respuesta inmediata y detallada, el creacionista genera una conclusión por defecto, entonces, bien, la teoría alternativa, el “diseño inteligente”, vence por defecto. Nótese la lógica predispuesta: si la teoría A fracasa en algo concreto, la teoría B debe ser la correcta. (1)

Por eso siempre argumentan que todo aquello para lo que la ciencia no tiene una explicación, la explicación “más lógica” (sin considerar otras opciones y por defecto) sea un “diseñador”, “un creador”, o un “Dios” (usted nómbrelo), razón misma por la afirman que se debe de enseñar en las clases de ciencias este otro tipo de explicaciones “científicas” alternativas, dándole oportunidad a las personas (entiéndase: los niños) a que decidan cual explicación es “mejor”.

 
Ante algunos vacios de la ciencia para explicar algunos fenómenos de la naturaleza, los creacionistas reaccionan de la misma manera en que reaccionamos ante un sofisticado y grandioso truco de magia, como somos incapaces de pensar de qué forma se podría hacer o tenemos poca imaginación, por defecto a los religiosos lo ÚNICO que se les ocurre es que “Debe ser un milagro, No hay explicación científica. Esto debe ser algo sobrenatural”.

Aquellas personas que saltan directamente desde la ofuscación personal frente a un fenómeno natural hasta la apresurada invocación de lo sobrenatural, no son mejores que los tontos que ven a alguien haciendo conjuros para doblar una cuchara y llegan a la conclusión de que eso es “paranormal”. (2)

 
Lo que preocupa a los teólogos es que los vacios se reducen según avanza la ciencia y finalmente Dios se ve amenazado con nada que hacer y ningún lugar donde ocultarse. Lo que preocupa a los científicos es algo más. Es parte esencial del proyecto científico admitir la ignorancia, incluso regocijarse en ella como reto para futuras conquistas. Como ha escrito Matt Ridley “La mayoría de los científicos están aburridos de lo que ya se ha descubierto, es su ignorancia la que los dirige”.

Los místicos se regocijan en el misterio y quieren que siga siendo misterioso. Los científicos se regocijan en el misterio por una razón distinta: les da algo que hacer. De forma más general uno de los verdaderamente nefastos efectos de la religión es que nos inculca como virtud el estar satisfechos con el desconocimiento. (3)


LA CIENCIA “OFICIAL” DISCRIMINA A OTRAS “CIENCIAS”
(Como la cienciología, la ciencia cristiana, la demonología, la angelología, etc.)

De todo el universo de charlatanes, los religiosos son los que se inventan más ridiculeces, como ya vimos, para ellos, los conceptos opuestos son “lo mismo”, para ellos, la ciencia es “lo mismo” que sus ocurrencias dogmaticas, para ellos, lo natural es lo mismo que lo sobrenatural, y con esa misma lógica le dicen que las “ciencias” que tratan lo sobrenatural son injustamente “discriminadas” por la ciencia “oficial” (lo que sea que signifique eso).

La explicación que dan ellos es de que hay otro tipo de fenómenos que son “reales”, pero que no se pueden explicar científicamente, puesto que son fenómenos que se encuentran más allá de esta realidad, se llaman “fenómenos sobrenaturales” y ocurren en el más allá DE LA MISMA MANERA en que ocurren los fenómenos naturales aquí (y ellos ¿Cómo es que lo saben?).

Otra gran puntada es cuando le dicen que los científicos (ya sabe, por su torpeza) este tipo de fenómenos “no los entienden” porque tienen una mente “muy cerrada”, a la vez que le dicen que todos aquellos que “si los entienden” es porque tienen un “don”, un “poder” o una “gracia”.

Por ejemplo, el papa Benedicto XVI, hace unos días dijo que la resurrección de Jesucristo era un “hecho creíble” (aunque no dijo para quien), que era “un misterio que va más allá de la ciencia” (o sea algo sobrenatural, pero “creíble”) y que por lo tanto “Jesucristo no era un fantasma perteneciente al reino de los muertos”.

O sea que no fue un zombi, sino que fue un ser humano de “verdad” de esos que se mueren y luego vuelven a la vida de manera “creíble”.

Esa es la explicación que dan ellos, la realidad es de que TODOS estos fenómenos sobrenaturales SOLAMENTE EXISTEN EN LA IMAGINACIÓN, delirios, fantasías y sueños de sujetos que con bastante buen humor dicen conocer (o estudiar) otro tipo de “conocimiento”.

La palabra naturaleza tiene un significado que puede ser encontrado en cualquier diccionario, y esta se refiere normalmente al universo físico, al mundo natural, al mundo real y NO incluye los objetos artificiales ni aquello hecho por una mente o una conciencia humana, esta palabra es la pieza clave en las falacias de los charlatanes, líneas adelante verán el porqué.

Las ciencias naturalesciencias experimentales) se ocupan SOLAMENTE del estudio del universo natural ya que, por definición, todo lo que puede ser detectado o medido forma parte de él. En su trabajo de investigación, los científicos se ajustan a un método, el método científico.

La ciencia estudia lo que ya existe, por ejemplo, si en la naturaleza existen reptiles, la ciencia (la herpetología) estudia a los reptiles y así.


Pero, las otras “ciencias” lo que hacen es inventar dioses, monstruos, ovnis, terapias, fantasmas, profecías, milagros, críptidos, etc. y después fingir que los están “estudiando”, cuando en realidad lo único que hacen es clasificar sus ocurrencias. La “evidencia” que ellos consideran en sus “estudios” casi siempre son anécdotas impresionantes o fotografías muy borrosas y hasta ahí.

A estas “ciencias” se les conoce como pseudociencias (pseudo=falso), precisamente PORQUE NO SON NINGUNA CIENCIA y sin embargo, los charlatanes lo quieren convencer a toda costa de que son “lo mismo” pero de otra “naturaleza” (por eso abundan los ignorantes que le dicen que son ciencias “discriminadas”, pues piensan que cualquier chifladura que se les ocurre ya es una ciencia).

Digo es cierto de que hay muchos fenómenos que todavía no se conocen en su totalidad y que falta mucho por descubrir de este mundo, pero de ahí a que unos sujetos vengan a decirnos que ellos “si lo saben” (sin decirle como es que lo saben), pues merece creerles exactamente de la misma manera en que le creeríamos a un esquizofrénico cuando nos dice que tiene un amigo “real” pero que es invisible y mudo.

La insistencia en que la ciencia NO se limite a lo natural no es algo nuevo.

Cuando el filósofo e historiador de Cambridge William Whewell (1794-1866) publicó su Historia de las ciencias inductivas, consideró necesario traer a colación a Dios para explicar el origen de los microorganismos, PERO señalaba cautelosamente que ESO NO ERA CIENCIA: “cuando nos preguntamos sobre cómo estos microorganismos llegaron a nuestro mundo, la geología calla. El misterio de la creación no cae dentro de su legítimo territorio; no dice nada, aunque apunta hacia arriba”. (4)

Uno de los intentos (con argumentos filosóficos) más curiosos de reconocer lo sobrenatural como ciencia es el que procede del filosofo de la religión (y anti evolucionista) Alvin Platinga, quien admite que el recurso a los milagros puede ser un “tapón” para la ciencia, no cree sin embargo que haya razones para limitar la ciencia a lo natural, “obviamente no tenemos ninguna garantía de que Dios lo haya hecho todo empleando causas secundarias” escribe: “es evidente que no podemos insistir sensatamente por anticipado en que cuando queramos explicar algo debamos hacerlo remitiéndonos a otra cosa hecha por Dios; algunas cosas tiene que haberlas hecha directamente”. (4)

A Platinga le gustaría que utilizáramos el concepto de ciencia agustiniana, para referirnos a la ciencia normal + los milagros.

Otro charlatanazo anti-evolucionista, el “epistemólogo social” Steve William Fuller en el conocido proceso judicial del distrito escolar de Dover (pennsylvania) decía que “no hay nada especialmente anticientífico en plantearse como objetivo cambiar las reglas básicas de la ciencia”. Pues alegaba que el “diseño inteligente” a pesar de que se fundamenta en una causación TOTALMENTE SOBRENATURAL decía que era “ciencia” legitima y todavía protestaba contra “el dogmatico” compromiso de la comunidad científica con el naturalismo metodológico, que él negaba que fuese una “regla básica de la ciencia”.

Finalmente, el juez rechazó este perverso razonamiento y decreto que el diseño inteligente “no era ciencia” porque invocaba la causación sobrenatural y porque “no cumplía las normas básicas esenciales que circunscriben la ciencia a las explicaciones naturales y VERIFICABLES”. El esfuerzo para imponer el “diseño inteligente” en los escolares de Dover, declaró de modo memorable, era una “solemne sandez”. (4)

En Estados Unidos, en el año 2005, el anti-evolucionista Consejo Pedagógico Estatal de Kansas se le ocurrió que no era “justo” que la ciencia se limitara a los fenómenos naturales: para eso simple y sencillamente redefinió el significado de la palabra “ciencia”. ¿Cómo lo hicieron?, pues fácil, desecharon de la definición anterior la parte que decía “actividad humana que busca explicaciones naturales…” por una nueva y más rimbombante definición en la que se leía “que busca explicaciones más adecuadas de los fenómenos naturales…”.

Cambiando únicamente esas dos palabras, se obtiene lo que todos los charlatanes buscan, QUE CUALQUIER ESTUPIDEZ Y OCURRENCIA QUE TENGAN SEA CONSIDERADA CIENCIA, incluyendo Dios, Santa Clós, las hadas, los duendes, los ángeles, los demonios, los milagros, los fantasmas, los espíritus, los ovnis, los faunos, los unicornios y las miles de acepciones utilizadas por los charlatanes de la palabra “energía”, “natural”, “orgánico”, “vibración”, “armonía”, “magnético”, “cuántico”, “medicina”, etc.

Por ejemplo:

Si hay algún tsunami o terremoto (un fenómeno natural) una explicación más adecuada”, sería por ejemplo la que dio el “científico” Masaru Emoto en días pasados después del tsunami devastador de Japón, en la que sostiene que “hubiera sido posible predecirlo”, congelando agua y tomándole una fotografía al hielo (así de simple, nos “demuestra” que su método de detección “espiritual” de tsunamis funciona nada más porque él así lo cree).

Su explicación más adecuada consiste en ver e interpretar los mensajes “de felicidad” o “de tristeza” del hielo (sí, según este “científico”, ahora resulta que el hielo tiene “mensajes ocultos” y que él los puede revelar porque, usted sabe, él tiene un “poder” para eso, el “poder” de la “telepatía asistida por crio-informática”), si en la fotografía el hielo se ve “bonito” entonces nada malo va a pasar pero si la figura del hielo en la fotografía se ve “desfigurado” (lo que sea que haya querido decir con eso) entonces “lo más probable” es que vaya a ocurrir un terremoto (aquí puede ver la tontería completa en inglés y aquí puede leer una buena crítica a esa tontería, en español).

Los astrólogos, los videntes, los brujos, los espiritistas, los extraterrestrológos, los fantasmológos, los “estoesahuevoproductodelamoralhumanayyahabiasidoanunciadaenprofeciasorientalesmuyantiguaslógos”, también tienen explicaciones más adecuadas para este tipo de fenómenos naturales.


 
Por cierto no está de más recordar que son MUCHOS los casos en que la ciencia (genuina) ya ha explicado los fenómenos que estos charlatanes todavía perciben como “sobrenaturales” o de “otras realidades”.

Por ejemplo:

La psicología con el concepto del efecto Forer nos explica QUE NO EXISTE NINGUNA “sobrenatural” influencia de los astros en la personalidad de las personas, plasmadas en los famosos horóscopos, pues simplemente es un autoengaño del ser humano.

Así mismo con el concepto del efecto ideomotor se explica QUE NO EXISTEN los sistemas de comunicación desde el más allá, utilizados muy convenientemente por los “espíritus” en la tabla ouija, la adivinación zahorí, la regresión hipnótica, la kinesiología aplicada, etc.

La ciencia también define el fenómeno psicológico de la pareidolia, que es la “sobrenatural” manera que tiene el ser humano de ver lo que quiere ver, mezclando lo que en realidad percibe con lo que fantasea poder ver (los charlatanes por otro lado le llaman a esto “poder”, “don”, “milagro”, “prueba”, “evidencia”, “descubrimiento”, “pero no puede ser solamente una coincidencia” o “si lo ves es porque existe”, etc.), La pareidolia es una forma de ilusión o percepción engañosa que se diferencia claramente de las alucinaciones, pseudoalucinaciones, alucinosis o metamorfopcias.

 
Con la óptica (rama de la física que estudia el comportamiento de la luz) ahora conocemos el fundamento de las ilusiones ópticas, a algunas de estas, el mundo sobrenatural les llama “apariciones marianas” “fantasmas”, “ovnis” “Nessie”, “espectros”, “aura”, etc.

La medicina científica basada en evidencias (no en creencias, magia o supersticiones) estudia varias enfermedades mentales que algunos charlatanes religiosos todavía consideran como “posesiones demoniacas” y que por tal motivo todavía le ofrecen (a cambio de dinero por supuesto) algún exorcismo, algún amuleto, un talismán o una “limpia” para el mal de ojo, etc.

Entre un largo etcétera de explicaciones científicas sobre éste tipo de fenómenos que los charlatanes todavía llaman “sobrenaturales”.



LOS CIENTÍFICOS SON DOGMATICOS (POR LO TANTO, LA CIENCIA ES UN DOGMA)

Si usted cultiva tomates en su casa para su consumo personal y además trabaja en una granja avícola para sostener a su familia, con este tipo de “razonamiento” pues básicamente le están diciendo que los tomates “son lo mismo” que las gallinas, nada más porque usted produce ambos.

A lo largo de la historia, los charlatanes todavía NO conocen la elemental y obvia diferencia de que la ciencia NO ES LO MISMO que los científicos, pues una cosa es el conocimiento de la ciencia basada en EVIDENCIAS que es la que estudian los científicos y otra cosa son las opiniones y creencias personales de ellos.

Otra falsedad relacionada con la anterior es cuando le dicen que la “ciencia miente” o que la ciencia “no es confiable” nada más porque un científico mintió o hizo fraude (que desgraciadamente los hay, pero no tantos, como aseguran los charlatanes).

Este argumento, es equivalente a que le digan que los ladrones siempre regresan lo que se roban nada más porque ha habido algunos ladrones que si lo han hecho ó que todos los políticos son honestos nada más porque hay uno o dos que sí lo son.

Los científicos al igual que todo el mundo, tienen el legitimo derecho a creer en lo que ellos quieran, contrario a lo que mucha gente piensa de que todos los científicos son ateos, hay muchas personas dedicadas a la ciencia que son bastante religiosas, tanto así, que algunos inclusive manipulan o sesgan la evidencia científica legitima para “ajustarla” o “reinterpretarla” y así validar sus creencias personales, mientras que otros de plano, mejor inventan sus propias “ciencias” (o religiones).


SI LO DICE EL “CIENTÍFICO” (Y ME CONVIENE), ENTONCES ES VERDAD.


Una falacia lógica muy utilizada por los charlatanes es el Argumentum ad verecundiam la cual consiste en afirmar que un argumento es cierto sólo por alguna característica del que lo dice. Un ejemplo clásico es el Ipse dixit («Él mismo lo dijo») utilizado a lo largo de la edad media para referirse a Aristóteles. Un ejemplo más moderno es el uso de famosos en anuncios: un producto que deberías comprar/usar/apoyar sólo porque tú famoso favorito lo dice/hace.

Hace tiempo me llego a mi email un hoax religioso, donde me mandaron como dato adjunto un libro titulado “La evolución no es ciencia” y la introducción dice: He aquí, más de 3000 datos científicos que echan por tierra la teoría de la evolución, incluyendo 1,350 citas o referencias bibliográficas, 43 páginas de ilustraciones, una guía de investigación y un índice extenso. Este libro se basa en una exhaustiva investigación y se recomienda ampliamente para científicos y maestros. Evolution Facts, INC.

Ahí es donde se incluía una lista de “verdaderos” científicos (del siglo 18 y 19 por cierto) que creían en el creacionismo, el objetivo de incluir esa lista es para decirle al lector que “si los verdaderos científicos dicen que Dios existe, entonces es verdad”, sin duda alguna un claro ejemplo de falacia ad verecundiam.

 
Como todos los charlatanes estos, también aseguran que hubo una conspiración en su contra por “sus creencias religiosas”, ahora vean la manera tan creativa que tienen de hacerse las víctimas y de explicar cómo fueron “reprimidos” por esa gran “conspiración”, también aquí es donde le explican quienes son los “verdaderos” científicos:

Antes de la segunda mitad del siglo XIX, la mayoría de los científicos eran investigadores que creían firmemente que toda la naturaleza había sido creada por un Experto Diseñador. Así, los pioneros que establecieron el fundamento de la ciencia moderna eran creacionistas, personas con un gran intelecto y que trabajan arduamente en medio de grandes adversidades.

En contraste, algunos filósofos, sentados en sus sillones, empezaron a especular sobre el origen de las cosas, mientras que los científicos, ignorándolos, seguían trabajando. Pero esto cambió durante el siglo XIX, cuando tales filósofos lograron controlar el trabajo de los científicos, ocultando las investigaciones y los descubrimientos que no fueran favorables a sus teorías. La consecuencia fue que hasta el día de hoy, gran cantidad de evolucionistas defienden con denuedo las teorías no científicas que fueron planteadas y promovidas desde hace más de un siglo. (5)

Según los charlatanes religiosos los científicos “verdaderos” son aquellos que creen “firmemente” en Dios. Ahora,

¿Acaso la ciencia es lo que creen o dicen los científicos?

NO, pero si fuera el caso, entonces

¿Por qué los religiosos solamente aceptan los argumentos de un grupo minoritario de científicos “verdaderos” y niegan los argumentos de la INMENSA MAYORIA?

Pues por perversos, así de simple.

Hay un grupo religioso llamado C.C.I., o sea Científicos Creacionistas Internacional que son los que le aseguran que “la teoría de la evolución no es ciencia” (como siempre sin demostrarlo) y que su misión es “liberar” al mundo de ella con la ciencia “verdadera” (¿será?), su fundador es el Hinjenyero zacatecano Juan Pendleton (o “Jhon” que es como le gusta presentarse), y él tiene de científico lo que yo tengo de astronauta (NADA).

 
Este es otro clásico ejemplo de charlatanazos religiosos que piensan que porque se ponen una bata y leen la palabra ciencia en algún diccionario ya por eso son “científicos”, y que de manera muy incongruente le dicen que la ciencia es “opresora” pero que su religión al utilizar ciencia “verdadera” hace que sea compatible “perfectamente” con la palabra de Dios.

Nótese que como todos los charlatanes religiosos éste también se cree que es un súper héroe con el síndrome de David que va a liberar a todas las victimas que por “sus creencias” son atacados por el gran Goliat de la ciencia “falsa”.

Sin darle muchos detalles de las “evidencias” empleadas en el libro con el que le demuestran con ciencia “verdadera” que la evolución no es ciencia, vea los que siguen (no es necesario que se contenga la risa):

• (La teoría de la evolución) a los niños y a la juventud se les enseña en la escuela que son una clase avanzada de animales y que no hay normas morales absolutas; y puesto que son sólo animales, pueden hacer lo que se les antoje. Además, que la supervivencia personal y el éxito, sólo se lograrán mediante la rivalidad, la competencia, y pisoteando los derechos de los demás.

• *Charles Darwin, mientras navegaba en el Beagle, fue invitado a practicar la brujería con los nativos en América del Sur, tomando parte en sus ceremonias, aun mientras montaba a caballo. Se cuenta que después de tales experiencias algo le sucedió, pues desde su regreso a Inglaterra, su salud siempre estuvo extrañamente debilitada, mientras pasaba el resto de sus días, intentando destruir la fe en el Creador, por medio de sus teorías.

• Después de tomar parte en las ceremonias de brujería, no solamente su mente fue afectada, sino que también su cuerpo: *Darwin desarrolló una enfermedad crónica e incapacitante, y cayó en una depresión que nunca pudo sacudirse.

El “Club X” de Londres, era una sociedad secreta que se dedicaba a difundir el pensamiento evolucionista y a acallar la oposición científica. Era poderosa, pues todos los escritos científicos recibidos para su presentación por la Sociedad Real, tenían que ser primeramente aprobados por este pequeño grupo de nueve miembros. Presidido por *Huxley, sus miembros hacían contactos e influían poderosamente sobre las asociaciones científicas Británicas.

• Friedrich Nietzche fue un ejemplo sobresaliente de la persona que adopta plenamente los principios Darwinistas. Él Escribió en sus libros que con el fin de evolucionar y producir una “raza superior,” se necesitaban organizar guerras, y eliminar las razas mas débiles (*T. Walter Wallbank y Alastair M. Taylor, Civilization Pasta and Present, Vol. 2, 1949 ed. pag. 274), cosa que el mismo Darwin enseñó en “El Origen De Las Especies.” Los escritos de ambos fueron leídos por los militantes Alemanes que organizaron la Primera Guerra Mundial, y también por *Hitler, quien valoraba tanto los escritos de Darwin y Nietzche, que puso en práctica sus enseñanzas, eliminando 6 millones de Judíos.

• Es así que por años, los evolucionistas públicamente, se han valido de teorías, engaños, falsedades y la ridiculización de sus adversarios, con el fin de promover la teoría de la evolución, haciendo gran publicidad de sus supuestos logros; pero en cambio, cuando se descubren hechos (evidencias) que la refutan, ellos se encargan de mantenerlos ocultos.

• La Primera Guerra Mundial (1917-1918). El Darwinismo básicamente enseñaba que no hay un código moral, que nuestros ancestros fueron salvajes, y que la civilización sólo ha progresado gracias a la violencia contra los demás. Esta forma de pensar llevó hacia el nacionalismo extremo, el racismo, y la guerra por medio del Nazismo y el Fascismo. Se aseguró que la evolución involucraba la “selección natural” y que en la lucha por la sobrevivencia, el más apto ganaba a expensas de eliminar a sus rivales.

• *Adolf Hitler (1889-1945) fue canciller de la Alemania Nazi desde 1933 hasta 1945. Estudió cuidadosamente, los escritos de *Darwin y *Nietzche. Hitler creía que él estaba cumpliendo con los objetivos de la evolución, al eliminar a los “individuos indeseables y las razas inferiores,” con el fin de producir “La Raza Dominante” de Alemania

• Etc.

A este tipo de libelos, los religiosos es a lo que le llaman "ciencia verdadera".

Y ahora resulta que Darwin fue un “brujo” (y que por lo tanto no hizo una aportación científica), que la ciencia evolucionista solamente existía en Londres (con el permiso de la sociedad X), que un libro (el de Darwin) fue la causante de las dos guerras mundiales, del nazismo, del comunismo y que los dictadores como Hitler, Stalin y Mussolini fueran genocidas y que como Nietzche “dijo” que había que hacer guerras, por eso es que ocurrieron.

Con este tipo de “razonamiento” ya nada más les falta decir que Julio Verne era un “científico” y que como él “lo dijo” en sus libros de ficción, por eso es que se inventaron los submarinos, la televisión, internet, los helicópteros y las naves espaciales para llegar a la luna.

Según la lógica religiosa, todo lo que pasa en este mundo es porque alguien “lo dice” en algún libro, en especial, los libros de ficción (como la biblia, el Corán, la Tora, el de Mormón, etc.). Según la irracionalidad religiosa, basta con que alguien lea la palabra “soy bueno” en algún libro para que una persona sea “bondadosa”, huuuy pero si alguien lee la palabra “demonio”, No, no quiero ni saber lo que para ellos significa.


LOS CIENTÍFICOS DEBERÍAN DE “RESPETAR” OTRAS FORMAS DE CONOCIMIENTO


Otra variante de este mismo argumento es cuando le dicen que “todas las creencias son respetables” (que no es más que un eufemismo de “ni te atrevas a cuestionar mi creencia”), ignorando el hecho de que solamente las personas son respetables y que de ahí en más todas las creencias son debatibles (o sea, objeto de crítica). No olvidemos que en el vasto mundo de la charlatanería las verdades lo son por decreto y que las dudas son consideradas un “insulto” o una “falta” de respeto.

Hay algunos charlatanes que piden (de hecho exigen que) el conocimiento científico “respete” otras formas de “conocimiento”, esta afirmación aparentemente inofensiva tiene un problema, el conocimiento científico no está para “respetar” puesto que no es una persona y los científicos (que tampoco son “el conocimiento”) no pueden tratar algo que NO ES CONOCIMIENTO, como si lo fuera.

El decir que una superstición o una creencia es un “conocimiento”, es equivalente a decir que cualquier garabato que escribe un niño cuando está aprendiendo a escribir se considere “literatura”, que los balbuceos de un sonámbulo se consideren una “declamación” poética, que el escupir sobre la tierra se considere “un oficio” o que un excremento se considere una “escultura”.


¿La ciencia es lo mismo que una creencia?
 Los científicos cuando se enfrentan ante chifladuras y ocurrencias extraordinarias decoradas con el lema  “conocimiento alternativo” lejos de ser “irrespetuosos” lo único que hacen es (tratar de) someter tales afirmaciones “alternativas” a LAS MISMAS VALIDACIONES EXPERIMENTALES (método científico) que ellos utilizan cuando someten a prueba las afirmaciones, hipótesis, teorías y ocurrencias de lo que estudian.


Ya si los religiosos esto lo consideran un “insulto” o una “falta de respeto”, no es más que otra de sus retrogradas ocurrencias.


EL MÉTODO CIENTÍFICO, EL GRAN “INSULTO” DE LOS CHARLATANES


El método científico se compone de varios procesos, algunos de ellos varían ligeramente dependiendo de la ciencia que se trate, sin embargo, tiene dos pilares fundamentales, uno es la reproducibilidad (lo que significa que cualquier otro científico puede reproducir los experimentos, pues en la ciencia no existe eso que abunda en el reino de las pseudociencias de que los experimentos solamente funcionan con personas que tienen un “don” o un “poder” especial) y el otro es la falsabilidad, de esta es de la que hablaremos un poquito más.

Bueno y

¿por qué tenemos que hablar del método científico y la falsabilidad?

Simple, porque el método científico es una herramienta muy eficaz para eliminar las falacias y los prejuicios cognitivos, lo que significa que con el método científico se descartan hipótesis que son falsas (sin importar si las dice un premio Nobel o el lava-carros de la iglesia) y un gran filtro que permite que eso sea posible, es el principio de falsabilidad.

Pues normalmente para que una afirmación sea considerada por la ciencia, se necesita que esa afirmación sea FALSABLE. Es importante aclarar que el término falsable no significa que una afirmación sea falsa o verdadera, puesto que una afirmación descabellada TAMBIÉN PUEDE SER FALSABLE.

Esto de la falsabilidad (o refutabilidad) es un concepto introducido por el filósofo de la ciencia Karl Popper, quien estableció lo que se conoce como criterio de demarcación, con lo que se establecen criterios para definir lo que se debe de considerar ciencia y lo que se debe de considerar como pseudociencia.

¿Y esto porque es importante?

Porque una actitud científica mediante la falsabilidad siempre está buscando refutar una teoría establecida, mientras que por otro lado una actitud dogmatica siempre está buscando “verificaciones” para sus teorías absolutas e inmutables (pues a pesar de los miles de años que transcurren, nunca de los nunca cambian).

Una hipótesis falsable sería «el planeta Mercurio gira en una órbita». Una hipótesis más general (y por lo tanto más falsable) sería «todos los planetas giran en una órbita». Y una hipótesis más precisa (y por lo tanto también más falsable) sería «todos los planetas giran en una órbita elíptica».

Los científicos siempre prefieren las hipótesis que sean más falsables, es decir más susceptibles de ser demostrada su falsedad.

Hipótesis no falsables serían «Dios existe», «Esa no es la voluntad de los espíritus», «El mal de ojo es muy peligroso», «El espíritu santo es el que me protege», «La Atlántida existió», «Los gobernantes ocultan extraterrestres», «El hipnotismo permite regresar a vidas pasadas», «Santa Clós viaja en un trineo», «El aura es el alma del ser humano », «Los fantasmas son seres nocturnos», «la virgen me curó» «Me secuestraron unos extraterrestres» «Dios habla conmigo», «Los bebes tienen una vida sexual muy activa», «Los niños se enamoran de sus madres y odian a sus padres», «El monstruo del lago Ness es un plesiosaurio», «claro que existe la evolución, así es como nuestro inteligentísimo creador lo dispuso», «la ciencia oficial está en mi contra “por mis creencias”, para favorecer a las grandes corporaciones» etc.


Las afirmaciones QUE NO PUEDEN SER FALSABLES son consideradas por la epistemología como anticientíficas, imposibles de verificar, creencias, ideologías, supersticiones, ilusiones, dogmas, sueños, deseos, tonterías, etc.

Por lo tanto afirmaciones como las anteriores NO LAS ESTUDIA LA CIENCIA puesto que son simple y sencillamente producto de la imaginación humana y NO son un CONOCIMIENTO.

Razón misma por la que LA CIENCIA NO ES LO MISMO QUE UNA CREENCIA.

Un saludo para todos.



BIBLIOGRAFIA:

(1), (2), (3) Dawkins, Richard. (2006), El espejismo de Dios, págs. 138 y 142.

(4) Ruse, Michael. (2009), Galileo fue a la cárcel y otros mitos acerca de la ciencia y la religión, mito23: “El diseño inteligente representa un desafío científico a la evolución”, pag. 214.

(5) Vance, Ferrel, (2007), La evolución no es ciencia, págs. 1,7,8,9,10.

AGRADECIMIENTOS:

Para la elaboración de esta nota he utilizado recursos e imágenes de los siguientes blogs:

Wikipedia, la enciclopedia libre.

http://lapulgasnob.blogspot.com/

http://www.sindioses.org/

http://ateismobrillante.blogspot.com/

http://www.diosesimaginario.com/

http://cnho.wordpress.com/  (la ciencia y sus demonios)

http://charlatanes.blogspot.com/

http://www.falsoprofeta.org/

http://www.creacionistas.com/

Les agradezco a todos ellos.

6 comentarios:

  1. jajajaja!! estoy muerta de risa
    eres un ignorante.. que Dios te bendiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pobre fanática, das pena

      Eliminar
  2. Excelente artículo, tienes dotes periodísticas.

    ResponderEliminar
  3. OTRO SUPUESTO MODELO DE PMM ELECTRO-MECÁNICO:
    http://em.fis.unam.mx/public/mochan/blog/20110315solicitud.pdf
    Este Modelo de PMM Eléctrico con un supuesto diseño de sobre-unidad energética (mecánico-eléctrico) manteniendo supuestamente un almacenamiento constante de la energía eléctrica en el sistema (mediante un circuito dirigido de pulsaciones alternantes de cargas y descargas de electrones entre las dos baterías), es decir, produciendo un supuesto movimiento útil (y de paso calor desde el motor y el mismo generador con sus accesorios) sin ninguna supuesta perdida de la concentración energética ó sin pérdida de la concentración de la energía eléctrica (concentración total de electrones en el sistema, algo muy difícil de alcanzar en la práctica) en este caso.

    Sería aconsejable que en el circuito se utilicen materiales superconductores así como materiales superaislantes tanto para el circuito eléctrico, así como para las partes internas del motor, del generador y de los accesorios incluyendo las baterías. Hipotéticamente el autor Sergio Martín de la Torre, podría estar cercano a un diseño de PMM eléctrico siempre y cuando utilice materiales superconductores así como materiales superaislantes, y esperando que el supuesto circuito de pulsos alternantes de electrones verdaderamente funcione.

    Este particular modelo eléctrico perpetuo por tener dos subsistemas (interactuantes) con pulsos eléctricos alternantes en sentidos opuestos (las dos baterías junto con sus accesorios), teóricamente es compatible con el postulado de la NUEVA CUATA LEY DE LA TERMODINÁMICA, relacionada con dispositivos auto-propulsados isoenergéticamente, manteniendo aislada y constante la fuente energética (dentro del sistema) que produce el movimiento útil externo (Energía extra en general, E mecánica, E eléctrica, E calórica ó calor debido a la fricción externa al sistema, otros tipos de Energía, etc.). Sin embargo no es factible dar un porcentaje teórico de viabilidad por el mismo desconocimiento (profundo) de cómo podría operar el sistema alternador de pulsos eléctricos dentro del sistema. Por la dificultad de mantener la concentración total de electrones en el sistema (sin que se pierda ningún electrón dentro del sistema), es muy probable que nunca llegue a funcionar como un sistema perpetuo, pero eso no significa que no pudiese tener una sobre-unidad energética de forma temporal, momentánea o ligeramente intermitente. Sin embargo la última palabra la tendrá la práctica con equipos y condiciones replicables, ensayos reales y resultados reproducibles por expertos científicos serios calificados por toda la comunidad científica, así como publicaciones científicas rigurosas y confiables (avaladas por toda la comunidad científica).

    P.D1. Cuando el Universo nació o se formo, no se CREO LA ENERGÍA, esta se encontraba CONCENTRADA en un determinado lugar (en el espacio) y después de la supuesta explosión, la energía solo se disipo más no se creo.

    P.D2. Cuando se dice que un dispositivo no puede crear energía de la NADA, no es de la NADA como tal, es manteniendo constante la concentración energética (la energía total del sistema) del sistema y que ésta sea capaz de generar un movimiento útil y sin necesidad de utilizar un suministro energético externo al sistema.

    ResponderEliminar
  4. P.D. Parte de la Ciencia antigua ("del ayer") que ha sido modificada o corregida por la Ciencia Moderna actual ("de hoy en día"), para la generación actual fue una creencia que vivió la gente de esa época antigua ó pasada (por tener una verdad a medias o equivocada según el caso). De la misma forma pasara en un futuro lejano, de encontrarse excepciones a la regla y reformar las actuales leyes de la físicas (que supuestamente estamos absolutamente convencidos ó seguros que son absolutas e inmodificables por regirnos y repetirse día a día en nuestro mundo o universo local, entonces la humanidad del futuro dirán que nuestra era ("de hoy en día") vivíamos en una creencia científica al creernos que teníamos la verdad absoluta sobre un tema particular cuando solo dominábamos una pequeña parte del extenso e infinito conocimiento.

    ResponderEliminar
  5. http://es.calameo.com/books/0010427712b147c9363fb

    ResponderEliminar